INNOVATION AND EXCELLENCE SINCE 1992
Inicio
  >  
Categorías
  >  
Probióticos y prebióticos
  >  
Lactoxira
Lactoxira
Nuevo
Lactoxira
La primera formula psicobiótica para combatir la depresión
  • Diseñada a partir de los avances más recientes en neurociencias.
  • Actúa en profundidad en los trastornos del estado de ánimo (depresión, abatimiento, desmotivación).
  • Contribuye a una microbiota sana y a una comunicación “microbiota-cerebro” óptima.
  • Contiene 8 cepas de probióticos seleccionados a partir de ensayos clínicos.
  • Contiene también prebióticos para acompañar el desarrollo de éstos.
ver las opiniones

Cantidad : 60 DR Caps™ 56.00 €
(63.54 US$)
añadir a la cesta

+certificado de análisis

La fórmula probiótica Lactoxira ha sido diseñada basándose en los avances más recientes en neurobiología: actualmente se sabe que los microorganismos que habitan en nuestro tubo digestivo se comunican con el cerebro (mediante la síntesis de neurotransmisores y la liberación indirecta de sustancias de señalización celular) y que éstos influyen en nuestros estados de ánimo, nuestros pensamientos y nuestros comportamientos.
Este descubrimiento capital revoluciona el tratamiento de las personas víctimas del desánimo, de la depresión o de trastornos del estado de ánimo, en las que la salud de la flora intestinal está generalmente muy alterada.

¿A quién se dirige Lactoxira?

La fórmula probiótica Lactoxira está dirigida a todas las personas que padecen trastornos del estado de ánimo y de la motivación:

  • las personas sujetas a episodios de desánimo crónico, pasajero, persistente o estacional;
  • las personas que pierden interés por actividades que antes les gustaban;
  • las personas víctimas de abatimientos recurrentes sin razón aparente;
  • las personas que tienen a menudo pensamientos negativos o desvalorizantes (“no lo lograré nunca”, “detesto lo que soy”, “éste no es mi sitio” …);
  • las personas que intentan superar experiencias difíciles;
  • las personas que necesitan recuperarse y que tienen dificultades para motivarse por la mañana;
  • las personas que han perdido el gusto de la vida;
  • les personas que están regularmente de mal humor (gruñonas, irritadas o tristes).

Lactoxira se dirige también a las personas cuyos hábitos de vida pueden perjudicar su estado psicológico (consumo de tabaco, exposición al estrés, exceso de alcohol, falta de actividad física, falta de sueño, tratamiento antibiótico, carencias nutricionales, especialmente las relacionadas con las vitaminas D, B6, B12 y B9 y envejecimiento…).

los efectos de Lactoxira en el estado de ánimo y la salud psicológica

¿Cuáles son los efectos de Lactoxira en el estado de ánimo y la salud psicológica?

Los probióticos son microorganismos vivos capaces de influir positivamente en la microflora intestinal (1). Han sido relacionados con numerosas mejoras de la salud (relativas a los trastornos digestivos (2), especialmente con el síndrome de intestino irritable (3-4), y con su capacidad de disminuir la tensión arterial (5) o de reducir el riesgo de eczema… (6)), pero las perspectivas terapéuticas parecen estar todavía muy abiertas.

Estos últimos años, numerosos trabajos han revelado el inmenso potencial de los probióticos para mejorar los trastornos del estado de ánimo y atenuar la depresión. (7). Los investigadores han comprendido que los trastornos de tipo depresivo eran en realidad desórdenes psico-neuro-inmunológicos y que la administración de probióticos podía mejorar su estado. Se han descubierto dos mecanismos de acción:

Una comunicación permanente y bidireccional con el cerebro

Éste es uno de los descubrimientos más impactantes de los últimos años: las bacterias intestinales pueden comunicarse con el cerebro a través del nervio vago (se habla de eje microbioma-intestino-cerebro (8)). Lo que es todavía más asombroso, es que éstas son capaces de producir neurotransmisores idénticos a los que se encuentran en el cerebro (9). Varias cepas de Lactobacilli y Bifidobacteria secretan GABA (10), que es un neurotransmisor inhibidor cuya producción está considerablemente ralentizada en caso de depresión y de ansiedad (11). Otras especies bacterianas también fabrican acetilcolina (un neurotransmisor implicado en la memoria, la concentración y el estado de ánimo (12)) y serotonina (un metabolito del triptófano implicado en la modulación del estado de ánimo (13)).

Estos descubrimientos explican por qué la flora intestinal a partir de ahora se considera un órgano endocrino virtual, capaz de influir en el sistema nervioso central a través del eje microbioma-flora-cerebro. Además, unos trabajos han mostrado que la utilización de probióticos aumenta los niveles de ciertos neurotransmisores en el córtex frontal, reduciendo así los síntomas de la depresión (16).

Un control de la inflamación sistémica

El segundo mecanismo de acción de los psicobióticos se basa en su capacidad de disminuir los niveles de inflamación. Los investigadores ya habían observado que los niveles de muchos marcadores de la inflamación eran anormalmente elevados en las personas deprimidas(17-19), pero no han sabido establecer la relación con la flora intestinal. Actualmente, se sabe que los probióticos actúan contra la inflamación limitando la expansión de las bacterias patógenas en el intestino delgado, reforzando la barrera intestinal, reduciendo la translocación bacteriana (20) y disminuyendo el número de citoquinas inflamatorias y de sustancias tóxicas que circulan en el organismo.

Gracias a estas múltiples acciones contra la inflamación, los probióticos permiten mejorar los trastornos del estado de ánimo (21-23). Además, dos ensayos controlados aleatorizados realizados con personas han confirmado estos beneficios psicológicos (24-25).

¿Son los probióticos eficaces para tratar la depresión?
“Una combinación de varias cepas de probióticos (Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus casei y Bifidobacterium bifidum) disminuye ligeramente los síntomas de depresión y de ansiedad.” La AAFP (American Academy of Family Physicians) (https://www.aafp.org/afp/2018/0315/od2.html)

¿De qué se compone Lactoxira?

La fórmula probiótica Lactoxira se compone de las cepas más estudiadas por la investigación en el marco de la salud mental y de los trastornos del estado de ánimo. Ésta se basa en el último metaanálisis publicado de 25 estudios animales y 15 ensayos clínicos humanos (26):

  • Bifidobacterius longum (ésta, presente en el tracto digestivo humano, reduce los síntomas depresivos).
  • Lactobacillus plantarum (ésta, presente en ciertos alimentos fermentados a base de col, es neuroprotectora y se opone a los fenómenos inflamatorios).
  • Bifidobacterium bifidum
  • Bifidobacterium lactis
  • Lactobacillus lactis
  • Lactobacillus casei (ésta, presente en el intestino y la mucosa bucal, aumenta las concentraciones de triptófano, serotonina y dopamina, provocando una mejora sensible del estado de ánimo en las personas que padecen depresión).
  • Lactobacillus brevis (ésta actúa en la sintomatología de la ansiedad).
  • Lactobacillus salivarius (la más activa de todas).

Algunas de estas cepas son capaces de resistir la acidez del estómago (si no, no sería útil comer yogures o beber kéfir), pero para maximizar su supervivencia y garantizar la máxima eficacia de la fórmula, Supersmart las envasa en cápsulas gastrorresistentes que las liberan en el lugar donde éstas deben actuar: en el intestino. Efectivamente, el número de microorganismos que llegan vivos hasta este lugar es decisivo para la potencia de su alcance. Ésta es también la razón por la cual una dosis de Lactoxira contiene más de 100 mil millones de bacterias (CFU) (del inglés Colony Forming Units – Unidades formadoras de colonias).

Para aumentar todavía más su eficacia, Supersmart ha añadido a la formulación Lactoxira una proporción ideal de prebióticos. Estos compuestos naturales, no digeribles por las personas, permiten que los probióticos se desarrollen y colonicen más fácilmente el tracto digestivo.

Cinco buenas razones para probar Lactoxira

Hay numerosas razones para consumir probióticos para mejorar la salud psicológica, pero si sólo hubiese que quedarse con cinco, éstas son las que elegiríamos:

  1. La OMS (Organización Mundial de la Salud) calcula que los trastornos depresivos representan el primer factor de morbilidad y de incapacidad a nivel mundial: el número de víctimas está en constante aumento desde hace décadas.
  2. Los medicamentos para tratar la depresión crónica son muy poco eficaces (sólo el 30 % de los resultados son aceptables (27)), la tasa de recaída es muy elevada (aproximadamente un 50 %) y los efectos secundarios son numerosos.
  3. Los microorganismos intestinales son capaces de fabricar neurotransmisores idénticos en todos los aspectos a los que se producen en nuestro cerebro. Éstos los transmiten a éste a través del nervio vago.
  4. Nuestro modo de vida moderno provoca una desaparición espectacular de los microorganismos intestinales beneficiosos, lo que probablemente explica el auge de las enfermedades autoinmunes y de los trastornos depresivos.
  5. Los psicobióticos contribuyen a la salud psicológica, pero éstos también procuran todos los beneficios habitualmente atribuidos a los probióticos: disminución de los marcadores de la inflamación, mejora de los trastornos digestivos, optimización de la digestión…

¿Cómo han identificado los investigadores esta nueva propiedad?

Se sospecha desde hace décadas que la microbiota juega un papel decisivo en la constitución de nuestros estados de ánimo (en 1863, Ludwig Andreas Feuerbach ya afirmaba que “el hombre es lo que come”), pero, sin embargo, faltaba probar científicamente la realidad de esta actividad.

Unos ensayos realizados con animales en laboratorio han permitido en primer lugar modificar los comportamientos de las especies seleccionadas añadiendo probióticos a su alimentación: De esta forma se ha podido constatar que ciertas clases de probióticos podían hacer a los animales más agresivos, mientras que otras tenían propiedades tranquilizantes. Estos primeros resultados concluyentes han incitado a los investigadores a probar su hipótesis en personas ansiosas, depresivas o sometidas a un estrés crónico. Los resultados han sido igualmente concluyentes. Así pues, tras varios ensayos clínicos, ha sido posible aislar el conjunto de las cepas que han resultado ser las más activas en ese ámbito, para combinarlas en una fórmula probiótica de última generación.

¿Cómo optimizar la eficacia de Lactoxira?

¿Desea usted maximizar los efectos de Lactoxira? A continuación, presentamos un plan de acción para llevar a cabo paralelamente a su ingesta de los complementos.

1) Adoptar una alimentación mejor durante toda la duración de la toma de los complementos (28). Para ello en primer lugar hay que aumentar progresivamente los aportes de fibras alimentarias: cuanto más elevados son éstos, más disminuye el riesgo de depresión (29). Éstos son materiales digeribles únicamente por las bacterias beneficiosas: por tanto, consumirlos permite favorecerlas a expensas de los organismos patógenos. Se encuentran en prácticamente todas las frutas y verduras frescas, así como en los cereales integrales.

Por otra parte, numerosos trabajos muestran una relación inversamente proporcional entre el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 y la depresión (30). De tal forma que varios investigadores recomiendan a las personas deprimidas que aumenten su consumo semanal de pescado graso o que opten por tomar complementos de ácidos grasos omega 3 (de 1 a 4 g al día de EPA/DHA (del inglés eicosapentaenoic acid - ácido eicosapentaenoico / docosahexaenoic acid - ácido docosahexaenoico) (31-32).

Finalmente, es importante aumentar los aportes de vitaminas del grupo B (sobre todo el ácido fólico). Las carencias de vitaminas B son características de personas depresivas (33-35). Estos nutrientes juegan un papel importante en la síntesis de los neurotransmisores que influyen en el estado de ánimo (especialmente la serotonina y la dopamina).

2) Organizar un estilo de vida más sano durante toda la duración del consumo de los complementos. Durante la intervención, sería oportuno acostarse antes procurando favorecer una mejor calidad del sueño. También es un periodo propicio para emprender nuevos proyectos, para la apertura a sus allegados y para el reconocimiento de sus miedos.

3) Darse masajes. Varios estudios (36-37) han mostrado que los masajes provocan una mejora del estado de ánimo y del sueño mediante una liberación suplementaria de serotonina y de dopamina.

4) Aumentar sensiblemente su nivel de actividad física. La actividad física es indispensable para el equilibrio mental. Los cambios metabólicos que ésta provoca optimizan el funcionamiento del cerebro y especialmente del estado de ánimo (38-39). Para sentirlos, es necesario practicar una actividad física de treinta minutos como mínimo cinco días a la semana. Si éste es ya su caso, sería oportuno aumentar sensiblemente la intensidad o la duración de sus actividades.

También es posible combinar Lactoxira con otros complementos alimenticios como el SAM-e, una molécula natural que juega un papel decisivo en el metabolismo de los neurotransmisores, o como el hipérico o hierba de San Juan, a condición de que su utilización esté bien supervisada (la planta interactúa con numerosos medicamentos y numerosas sustancias).

Lactoxira, diseñada a partir de los últimos trabajos científicos, permite hoy en día lo impensable: mejorar su salud psicológica influyendo en la composición de su microbiota y optimizando la comunicación intestino-cerebro.

Para leer más:
Probióticos: los descubrimientos más recientes anuncian una auténtica revolución intestinal

Redacción : Octubre 2018

Bibliografía

Cepeda, M. S., Katz, E. G., & Blacketer, C. (2017). Microbiome-Gut-Brain Axis: Probiotics and Their Association With Depression. The Journal of Neuropsychiatry and Clinical Neurosciences, 29(1), 39–44. doi:10.1176/appi.neuropsych.15120410

França, K., & Lotti, T. (2017). The gut-brain connection and the use of probiotics for the treatment of depression, anxiety and obsessive-compulsive disorders in dermatology. Dermatologic Therapy, 30(5), e12506. doi:10.1111/dth.12506

Notas

  1. World Health Association: Health and nutritional properties of probiotics in food including powder milk with live lactic acid bacteria. Geneva, Switzerland, World Health Association
  2. Ritchie ML, Romanuk TN: A meta-analysis of probiotic efficacy for gastrointestinal diseases. PLoS One 2012; 7:e34938
  3. McFarland LV: Meta-analysis of probiotics for the prevention of antibiotic associated diarrhea and the treatment of Clostridium difficile disease. Am J Gastroenterol 2006; 101:812–822
  4. Hoveyda N, Heneghan C, Mahtani KR, et al: A systematic review and meta-analysis: probiotics in the treatment of irritable bowel syndrome. BMC Gastroenterol 2009; 9:15
  5. Khalesi S, Sun J, Buys N, et al: Effect of probiotics on blood pressure: a systematic review and meta-analysis of randomized, controlled trials. Hypertension 2014; 64:897–903
  6. Cuello-Garcia CA, Brozek JL, Fiocchi A, et al: Probiotics for the _ prevention of allergy: A systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. J Allergy Clin Immunol 2015; 136:952–961
  7. Bravo JA, Forsythe P, Chew MV, et al: Ingestion of Lactobacillus strain regulates emotional behavior and central GABA receptor expression in a mouse via the vagus nerve. Proc Natl Acad Sci USA 2011; 108:16050–16055
  8. Dash S, Clarke G, Berk M, et al: The gut microbiome and diet in psychiatry: focus on depression. Curr Opin Psychiatry 2015; 28:1–6
  9. Wang, H., Lee, I. S., Braun, C., & Enck, P. (2016, October). Effect of probiotics on central nervous system functions in animals and humans: A systematic review. Journal of Neurogastroenterology and Motility, 22(4), 589–605. doi:10.5056/jnm16018
  10. Dinan TG, Stanton C, Cryan JF (2013) Psychobiotics: a novel class of psychotropic. Biol Psychiatry 74(10):720–726
  11. Schousboe A, Waagepetersen HS (2007) GABA: homeostatic and pharmacological aspects. In: Tepper JM, Abercrombie ED, Bolam JP (eds) GABA and the basal ganglia: from molecules to systems, vol 9–19. Elsevier Science B, Amsterdam
  12. Roshchina VV (2010) Evolutionary considerations of neurotransmitters in microbial, plant, and animal cells. In: Lyte M, Freestone PPE (eds) Microbial endocrinology: interkingdom signaling in infectious disease and health. Springer, New York, pp 17–52
  13. Collins SM, Bercik P (2009) The relationship between intestinal microbiota and the central nervous system in normal gastrointestinal function and disease. Gastroenterology 136:2003–2014
  14. Bested AC, Logan AC, Selhub EM: Intestinal microbiota, probiotics and mental health: from Metchnikoff to modern advances, part II: contemporary contextual research. Gut Pathog 2013; 5:3–3
  15. Logan AC, Katzman M: Major depressive disorder: probiotics may be an adjuvant therapy. Med Hypotheses 2005; 64:533– 538
  16. Desbonnet L., Garrett L., Clarke G., Bienenstock J., Dinan T.G. The probiotic Bifidobacteria infantis: An assessment of potential antidepressant properties in the rat. J. Psychiatr. Res. 2008;43:164–174. doi: 10.1016/j.jpsychires.2008.03.009.
  17. Wium-Andersen MK, Ørsted DD, Nielsen SF, et al: Elevated C-reactive protein levels, psychological distress, and depression in 73,131 individuals. JAMA Psychiatry 2013; 70:176–184
  18. Cepeda MS, Makadia R: Depression is associated with high levels of C reactive protein and low levels of exhaled nitric oxide: results from the 2007–2012 National Health and Nutrition Examination Surveys. J Clin Psychiatry (Epub ahead of print, June 21, 2016)
  19. Berk M, Williams LJ, Jacka FN, et al: So depression is an inflammatory disease, but where does the inflammation come from? BMC Med 2013; 11:200
  20. Maes M, Kubera M, Leunis JC et al (2013) In depression, bacterial translocation may drive inflammatory responses, oxidative and nitrosative stress (O&NS), and autoimmune responses directed against O&NS-damaged neoepitopes. Acta Psychiatr Scand 127(5):344–354
  21. Clarke G, Grenham S, Scully P et al (2013) The microbiome-gutbrain axis during early life regulates the hippocampal serotonergic system in a sex-dependent manner. Mol Psychiatry 18(6):666–673
  22. Tillisch K, Labus J, Kilpatrick L, et al: Consumption of fermented milk product with probiotic modulates brain activity. Gastroenterology 2013; 144:1394–1401
  23. Mayer EA, Knight R, Mazmanian SK, et al: Gut microbes and the brain: paradigm shift in neuroscience. J Neurosci 2014; 34:15490– 15496
  24. Steenbergen L, Sellaro R, van Hemert S, et al: A randomized controlled trial to test the effect of multispecies probiotics on cognitive reactivity to sad mood. Brain Behav Immun 2015; 48: 258–264
  25. Messaoudi M, Lalonde R, Violle N, et al: Assessment of psychotropiclike properties of a probiotic formulation (Lactobacillus helveticus R0052 and Bifidobacterium longum R0175) in rats and human subjects. Br J Nutr 2011; 105:755–764
  26. Wang, H., Lee, I. S., Braun, C., & Enck, P. (2016, October). Effect of probiotics on central nervous system functions in animals and humans: A systematic review. Journal of Neurogastroenterology and Motility, 22(4), 589–605. doi:10.5056/jnm16018
  27. Perovic B, Jovanovic M, Miljkovic B, Vezmar S (2010) Getting the balance right: established and emerging therapies for major depressive disorders. Nuropsychiatr Dis Treat 7(6):343–364
  28. Evrensel A., Ceylan M.E. The Gut-Brain Axis: The Missing Link in Depression. Clin. Psychopharmacol. Neurosci. 2015;13:239–244. doi: 10.9758/cpn.2015.13.3.239.
  29. Lai JS, Hiles S, Bisquera A, et al: A systematic review and metaanalysis of dietary patterns and depression in community-dwelling adults. Am J Clin Nutr 2014; 99:181–197
  30. Hibbeln JR. Fish consumption and major depression. Lancet. 1998;351(9110):1213. Lettre; Texte intégral
  31. Jacka EN, Pasco JA, et al. Dietary omega-3 fatty acids and depression in a community sample.Nutr Neurosci. 2004 Apr;7(2):101-6.
  32. Mamalakis G, Tornaritis M, Kafatos A. Depression and adipose essential polyunsaturated fatty acids. Prostaglandins Leukot Essent Fatty Acids. 2002;67(5):311-318.
  33. Tolmunen T, Hintikka J, et al. Dietary folate and the risk of depression in Finnish middle-aged men. A prospective follow-up study. Psychother Psychosom. 2004 Nov-Dec;73(6):334-9.
  34. Papakostas GI, Petersen T, et al. The relationship between serum folate, vitamin B12, and homocysteine levels in major depressive disorder and the timing of improvement with fluoxetine. Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):523-8. Erratum in: Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):528.
  35. Papakostas GI, Petersen T, et al. The relationship between serum folate, vitamin B12, and homocysteine levels in major depressive disorder and the timing of improvement with fluoxetine. Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):523-8. Epub 2005 May 9. Erratum in : Int J Neuropsychopharmacol. 2005 Dec;8(4):528.
  36. Hou WH, Chiang PT, et al. Treatment effects of massage therapy in depressed people: a meta-analysis. J Clin Psychiatry. 2010 Mar 23.
  37. Field T, Hernandez-Reif M, et al. Cortisol decreases and serotonin and dopamine increase following massage therapy. Int J Neurosci. 2005;115(10):1397-413.
  38. Brosse AL, Sheets ES, et al. Exercise and the treatment of clinical depression in adults: recent findings and future directions. Sports Med. 2002;32(12):741-60. Review
  39. Lawlor DA, Hopker SW. The effectiveness of exercise as an intervention in the management of depression: systematic review and meta-regression analysis of randomised controlled trials. BMJ. 2001 Mar 31;322(7289):763-7.
Dosis diaria: 2 cápsulas
Cantidad de dosis por envase: 30
Cantidad por dosis
Lactobacillus salivarius 28 x 109CFU
Lactobacillus plantarum 12 x 109CFU
Lactobacillus casei 12 x 109CFU
Lactobacillus brevi 12 x 109CFU
Lactobacillus lactis 12 x 109CFU
Bifidobacterium bifidum 12 x 109CFU
Bifidobacterium longum 11 x 109CFU
Bifidobacterium lactis 11 x 109CFU
Otros ingredientes: goma arábiga o de acacia, salvado de arroz.


Adultos. Tomar 2 cápsulas al día. Precauciones: Conservar en el frigorífico.

Precauciones: No exceda la dosis diaria recomendada. Este producto es un suplemento alimenticio que no es un sustituto de una dieta variada y equilibrada. Mantener fuera del alcance de los niños. Almacene lejos de la luz, el calor y la humedad. Como con cualquier suplemento nutricional, consulte a un profesional de la salud antes de usar si usted está embarazada, amamantando o si usted tiene un problema de salud.
 
Vea algunos testimonios de nuestros clientes

Gratis

Gracias por su visita, antes de partir

Suscríbase al
Club SuperSmart
Y benefíciese
de ventajas exclusivas :
Continuar con mis compras
keyboard_arrow_up