0
es
US
WSM
222175596
Su cesta esta vacía
Menú
Vitaminas excelentes para la piel

¿Cuáles son las vitaminas buenas para la piel?

Bajo la influencia de muchos factores internos y externos, la piel pierde su elasticidad, luminosidad y flexibilidad… Y aunque un estilo de vida saludable es un excelente remedio, también hay vitaminas que son especialmente buenas para la piel: descubra cuáles.

La piel: una barrera de protección frágil

La piel: ¿para qué sirve?

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, y sirve de barrera protectora contra las agresiones, a la vez que regula la temperatura corporal y permite experimentar sensaciones táctiles.

Especialmente visible, esta línea de defensa también se considera un “activo de belleza” natural. Una piel sana y cuidada suele considerarse un signo de salud, vitalidad y juventud.

Sin embargo, la piel puede sufrir una gran variedad de enfermedades (acné, eczemas, infecciones…) a lo largo de la vida, y se ve muy afectada por el envejecimiento (marcas, arrugas, líneas finas, manchas de pigmentación, pérdida de elasticidad…)

Factores internos del envejecimiento de la piel

¿Cuáles son las causas de este envejecimiento de la piel? Para empezar, con el tiempo, nuestro organismo lucha por mantener su producción de colágeno, una proteína estructurante de la piel. Como resultado, la piel se descuelga y se vuelve flácida.

La piel también contiene fibras de elastina (producidas por los fibroblastos), que garantizan la elasticidad de la piel. Al verse afectadas por el estrés oxidativo y la glicación, estas fibras se reducen y pierden su eficacia.

Otra molécula presente de forma natural en el organismo es importante para garantizar el mantenimiento de una piel hidratada y tersa: el ácido hialurónico. Sin embargo, a partir de los 30 años, su cantidad disminuye progresivamente, lo que agrava todavía más la flacidez de la piel.

La vascularización de la piel, asimismo fundamental para garantizar la oxigenación de los tejidos y el aporte adecuado de nutrientes a las células cutáneas, también disminuye con la edad, lo que contribuye al envejecimiento de la piel (1).

Factores externos del envejecimiento de la piel

Todos estos factores internos de envejecimiento de la piel se ven agravados por factores externos. Entre ellos cabe destacar (2):

  • La exposición excesiva a los rayos UV, que daña el ADN de las células de la piel, en particular los fibroblastos y las células productoras de colágeno. Además, la piel se reseca y pierde firmeza.
  • El tabaquismo y el alcohol exponen al organismo a cientos de miles de radicales libres. Sin embargo, las células de la piel son especialmente sensibles al estrés oxidativo. La piel se renueva menos y experimenta un envejecimiento acelerado.
  • Una alimentación demasiado pobre en vitaminas, en antioxidantes diversos y en ácidos grasos esenciales favorece la progresión del estrés oxidativo y la glicación y, por tanto, el envejecimiento acelerado de la piel.

Principales consejos que debe seguir para preservar su piel

Para preservar la salud y belleza de su piel, asegúrese de protegerse del daño solar con un protector solar, de seguir una rutina de cuidado de la piel adecuada a su tipo de piel (por ejemplo, optar por una crema de día) y de mantenerse bien hidratado(a). Recurra también a alimentos y suplementos ricos en vitaminas buenas para la piel.

¿Cuáles son las mejores vitaminas para tener una piel bonita y sana?

La biotina, conocida como la “vitamina de la belleza”

La vitamina B7 (también llamada B8 o vitamina H) o biotina a veces se la conoce como la “vitamina de la belleza”. Esta coenzima interviene en muchos procesos metabólicos, incluidos el metabolismo de los ácidos grasos y de las proteínas, esenciales para la piel. También participa directamente en la producción de queratina, une proteína clave para la salud cutánea (3-4).

Además, una carencia de biotina puede provocar diversos problemas cutáneos (sequedad, erupciones cutáneas, irritación, etc.)

Puede encontrar esta vitamina en las yemas de huevo, las nueces, las almendras, las legumbres y los menudos y menudillos, u optar por un complemento alimenticio de biotina para aumentar su ingesta (como Biotin), especialmente para piel seca.

La niacinamida, excelente para diferentes dipos de piel

Otra vitamina B: la niacinamida, una de las formas de la vitamina B3, también es una de las mejores vitaminas para la piel.

Actúa reforzando la barrera lipídica de la piel (un elemento crucial para mantener una piel hidratada), reduciendo la inflamación, regulando la producción de sebo, atenuando las hiperpigmentaciones, etc.

La vitamina B3 es, por tanto, una vitamina excelente para la piel seca, pero también para la piel grasa o envejecida. Puede encontrarla en el pollo, la ternera, el atún, los cacahuetes o en complementos alimenticios específicos (por ejemplo Niacinamide) (5).

La riboflavina: una vitamina antioxidante perfecta contra la sequedad cutánea

La riboflavina, el otro nombre de la vitamina B2, contribuye en primer lugar al mantenimiento de una piel normal ayudando a mantener la piel y las mucosas y a reparar los tejidos. Además, esta vitamina ayuda a proteger las células contra el estrés oxidativo, lo que la hace todavía más beneficiosa para la piel (6).

Se sabe que la carencia de riboflavina produce lesiones cutáneas, así como una piel seca y escamosa.

Para conservar una piel hidratada y en perfecto estado de salud, mantenga sus niveles de riboflavina consumiendo productos lácteos, huevos o hígado, o tomando un complemento alimenticio (opte por ejemplo por Derma Relief, qui combina la riboflavina con probióticos estudiados por sus beneficios potenciales para la piel).

Vitamina A contra el envejecimiento de la piel

La vitamina A es un nutriente liposoluble que se presenta en dos formas principales en nuestra dieta: el retinol (forma activa de vitamina A) y los carotenoides (precursores de la vitamina A, como el conocido beta-caroteno). Ambos contribuyen al mantenimiento de una piel normal (7-8).

La vitamina A actúa más específicamente favoreciendo la regeneración celular, mejorando la elasticidad y reduciendo los signos del envejecimiento ayudando al mismo tiempo a prevenir y reparar los daños cutáneos.

¿Tiene usted una piel madura o propensa al acné? Obtenga retinol comiendo productos lácteos o pescado, o beta-caroteno comiendo zanahorias, boniatos, espinacas, albaricoques... También puede aumentar su ingesta siguiendo una cura de carotenoides naturales (por ejemplo, con el complejo Carottol™).

Vitamina C: favorecedora del colágeno y antioxidante

Y por supuesto, es imposible terminar esta lista de las vitaminas buenas para la piel sin mencionar una de las estrellas entre las vitaminas, teniendo en cuenta todas las necesidades: la vitamina C.

La vitamina C contribuye a mantener una piel normal estimulando la producción de colágeno, protegiendo las células del estrés oxidativo y mejorando la cicatrización y la luminosidad de la piel (9). Por último, unos estudios sugieren que la vitamina C también interviene en la síntesis del ácido hialurónico, necesario para el tono muscular y la hidratación de la piel.

Para conservar una piel hidratada, luminosa y protegida de los radicales libres, puede encontrar la vitamina C en diversos alimentos como los cítricos, los pimientos y las bayas, o en complementos alimenticios de vitamina C (como Asc2P).

Fórmulas sinérgicas buenas para la piel

Para cuidar su piel, existen fórmulas sinérgicas que combinan todas o parte de estas diferentes vitaminas buenas para la piel con otros compuestos interesantes (como Natural Skin Formula, que combina biotina, colágeno, ácido hialurónico y elastina, o bien Daily Beauty, que reúne biotina, vitamina B3 y B6, queratina soluble, péptidos de colágeno y ácido hialurónico).

También existen fórmulas multivitamínicas que aseguran un aporte constante de vitaminas para mantener la piel y la salud general (como Daily 3® o Daily 6®).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. MAKRANTONAKI, E. et ZOUBOULIS, C. C. Molecular mechanisms of skin aging: state of the art. Annals of the New York Academy of Sciences, 2007, vol. 1119, no 1, p. 40-50.
  2. LANDAU, Marina. Exogenous factors in skin aging. Environmental factors in skin diseases, 2007, vol. 35, p. 1-13.
  3. ROBINSON, Frank Alfred. The vitamin B complex. Рипол Классик, 1951.
  4. MOCK, D. M. Skin manifestations of biotin deficiency. In : Seminars in Dermatology. 1991. p. 296-302.
  5. MATTS, Paul J., OBLONG, John E., et BISSETT, Donald L. A review of the range of effects of niacinamide in human skin. Int Fed Soc Cosmet Chem Mag, 2002, vol. 5, no 4, p. 285-289.
  6. LAKSHMI, R., LAKSHMI, A. V., et BAMJI, Mahtab S. Skin wound healing in riboflavin deficiency. Biochemical medicine and metabolic biology, 1989, vol. 42, no 3, p. 185-191.
  7. SHAPIRO, Stanley S. et SALIOU, Claude. Role of vitamins in skin care. Nutrition, 2001, vol. 17, no 10, p. 839-844.
  8. DARVIN, Maxim E., STERRY, Wolfram, LADEMANN, Juergen, et al.The role of carotenoids in human skin. Molecules, 2011, vol. 16, no 12, p. 10491-10506.
  9. PULLAR, Juliet M., CARR, Anitra C., et VISSERS, Margreet. The roles of vitamin C in skin health. Nutrients, 2017, vol. 9, no 8, p. 866.

Palabras clave

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita