0
es
US
WSM
223039104
Su cesta esta vacía
Menú

Complementos alimenticios y probióticos para la flora íntima

Flora Íntima

Desea beneficiarse de productos naturales de calidad para cuidar su flora íntima? SuperSmart le ofrece aquí una lista de los mejores complementos alimenticios y probióticos para la flora íntima.

Nuestros productos actúan sobre la salud íntima ayudando en la reducción de la inflamación, apoyando la inmunidad o manteniendo su equilibrio microbiano o hormonal. Son particularmente interesantes en casos de desequilibrios de la flora íntima (después de una micosis, en caso de sequedad íntima, etc.)

Descubra en particular nuestro probiótico oral especialmente pensado para la salud íntima: Vaginal Health. Otro probiótico natural, Lactobacillus rhamnosus, es excelente para equilibrar su flora microbiana. En cuanto a los prebióticos (esos compuestos que sirven de alimento a las buenas bacterias), opte por Fructo-Oligosacáridos. En esta selección también encontrará diversos nutrientes estudiados por sus efectos potencialmente interesantes sobre la flora íntima femenina, como los omega-3 (Super Omega 3) y la vitamina C (Asc2P).

Además, también puede descubrir nuestros complementos alimenticios para el confort urinario y nuestros complementos alimenticios para la próstata.

6 Productos

Probiótico vaginal: ¿cuál elegir para su flora íntima?

¿Está usted buscando el mejor probiótico para su flora vaginal? Descubra cómo cuidar esta microbiota desconocida que sin embargo juega un papel crucial en la salud íntima.

¿Qué es la microbiota vaginal?

La microbiota vaginal es el conjunto de microorganismos que conviven en la vagina. En pocas palabras, ¡es a la intimidad lo que la microbiota intestinal es a nuestro intestino!

Su función es doble: proteger la mucosa vaginal de los patógenos recubriéndola con un biofilm, y mantener el pH dentro de un rango ideal (entre 3,5 y 4,5).

Garante de una buena salud vaginal, este valioso ecosistema es a veces presa de desequilibrios: entonces hablamos de disbiosis. Esta generalmente se debe a factores hormonales o medioambientales, como la toma de medicamentos, el estrés, el cansancio o una higiene íntima inadecuada.

Al permitir que ciertas cepas bacterianas tomen el control, la disbiosis vaginal crea un terreno propicio a la aparición de ciertos trastornos ginecológicos o urinarios. Cuando se hacen recurrentes, estas molestias repercuten profundamente en el bienestar genital así como en la vida sexual de la mujer.

Estos microorganismos sanos que habitan en la flora vaginal

200: este es aproximadamente el número de especies bacterianas distintas identificadas hasta la fecha en el ambiente vaginal. Pero si se mira más de cerca, una microbiota íntima sana muestra en realidad baja diversidad.

De hecho, muestra una abrumadora mayoría de bacterias lácticas (lactobacilos), que representan cerca de un 90 % de su composición. Este batallón protector constituye lo que se llama la flora de Döderlein.

Aunque cada perfil es único, una mujer tiene habitualmente entre 1 y 4 cepas dominantes entre Lactobacillus jensenii, Lactobacillus gasseri, Lactobacillus crispatus y Lactobacillus iners.

Otros colonizadores lácticos beneficiosos son L. acidophilus, L. casei, L. Plantarum, L. rhamnosus o L. salivarius, que están presentes simultáneamente en diversas zonas del cuerpo (como la cavidad bucal o el tracto digestivo).

Nota: la composición de la flora vaginal depende en gran medida de las secreciones estrogénicas. Por tanto, puede variar sensiblemente durante el ciclo menstrual, durante el embarazo o durante la menopausia.

¿Qué probiótico vaginal elegir?

La finalidad de un probiótico vaginal es volver a sembrar la flora fisiológica con microorganismos “amigos” para restablecer un ambiente armonioso.

Para una eficacia óptima, debe lógicamente centrarse en los lactobacilos citados anteriormente. Observe que otras especies de bacterias lácticas, como las bifidobacterias (utilizadas entre otras cosas para la fermentación de los yogures), también se adhieren a las paredes vaginales y se benefician de formar parte de su tratamiento microbiótico.

Si la opción de las bacterias es fundamental, favorecer su implantación en la mucosa también lo es. Para facilitar esta delicada operación, le sugerimos optar por una formulación que contenga prebióticos, unas sustancias para alimentar y apoyar el desarrollo de las bacterias beneficiosas.

Por último, hay dos modos de administración de los probióticos vaginales: la vía vaginal (a través de óvulos) o la vía oral tradicional (cápsulas, comprimidos…). Aunque la primera utiliza un camino más directo, la segunda parece mucho menos molesta. Así que todo es cuestión de preferencia personal.

Al reunir 5 cepas lácticas conocidas (Lactobacillus rhamnosus, Bifidobacterium lactis, Lactobacillus salivarius, Lactobacillus acidophilus y Lactobacillus casei), el complemento microbiótico oral Vaginal Health combina en una sola formulación las “bacterias buenas” de la microbiota vaginal, con un aporte elevado de 5 mil millones de microorganismos por cápsula. También contiene fructooligosacáridos, unos azúcares no digeribles por el organismo, para apoyar eficazmente su crecimiento.

Buenas ideas para cuidar su flora íntima

También en la vida cotidiana, algunas buenas medidas contribuyen a una flora vaginal equilibrada:

  • Prohíba las duchas vaginales, que perturban la microbiota íntima e impiden a la vagina realizar sus funciones naturales de autolimpieza.
  • Lávese los genitales una vez al día (ni más ni menos) con un jabón suave o incluso supergraso . En cambio, evite las formulaciones antisépticas para mantener la población de bacterias buenas, así como los lavados realizados exclusivamente con agua limpia que alteran la película hidrolipídica de la piel.
  • Procure suprimir el tabaco. La nicotina tiende efectivamente a disminuir los niveles de estrógenos , indispensables para el desarrollo de los lactobacilos.
  • Reduzca su consumo de azúcar. Aunque la relación entre alimentación y disbiosis vaginal no está claramente establecida, una dieta muy glucídica posiblemente favorece la proliferación de levaduras (como la Candida albicans).
  • No tome antibióticos como automedicación. Aunque a veces son necesarios para detener una infección bacteriana, algunas formas de tratamiento antibiótico pueden modificar o afectar a la flora vaginal. Si usted es naturalmente sensible a los trastornos urogenitales como la vaginitis o la micosis, dígaselo a su médico, que podrá recetarle coadyuvantes preventivos.
  • Para evitar la maceración excesiva y favorecer la respiración en la zona genital, intente dormir sin ropa interior (o con lencería amplia).
  • Descubra también nuestros suplementos para la salud de la próstata, nuestros suplementos para la "libido" y nuestros suplementos para la salud y confort urinarios.

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita