0
es
US
WSM
222889628
Su cesta esta vacía
Menú

Suplementos alimenticios para la gestión de la glucemia

Glucemia

¿Busca productos naturales para bajar eficazmente su azúcar en sangre? Está en el lugar correcto. Descubra aquí nuestra selección de los mejores suplementos dietéticos para reducir el azúcar en sangre.

Cada uno de estos suplementos innovadores utiliza uno o varios mecanismos de acción para bajar su nivel de azúcar en sangre: ralentización de la absorción de carbohidratos, estimulación de la secreción de insulina, aumento de la sensibilidad a la insulina, mejora de la función metabólica, etc. Garantizan efectos eficaces y rápidos, sin efectos secundarios.

Entre nuestros suplementos naturales, descubra especialmente Gymnema sylvestre y el indispensable Berberine, dos productos estrella de la medicina ayurvédica cuyos efectos hipoglucémicos encantan a nuestros clientes. Carbo Defense y extracto de banaba Glucofit™ también tienen mucho éxito. En caso de diabetes, no dude en pedir consejo a un profesional de la salud para ayudarle a elegir las cápsulas más adecuadas para su perfil.

Descubra también nuestros suplementos nutricionales para bajar el colesterol.

10 Productos

¿Cuáles son los mejores complementos alimenticios para reducir los niveles de azúcar en sangre?

¿Cuáles son los mejores complementos para disminuir los niveles de azúcar en sangre (glucemia) en las personas prediabéticas o diabéticas?

Si hay un ámbito en el que los complementos alimenticios son muy eficaces, es éste. Hay muchas moléculas, la mayoría de origen natural, capaces de disminuir la glucemia y de mejorar la vida diaria de las personas diabéticas. Esencialmente, estos complementos contribuyen a disminuir el nivel de azúcar en sangre mediante 3 mecanismos diferentes:

  • Aumentar la secreción de insulina, lo que contribuye a hacer entrar más fácilmente el azúcar en sangre en las células.
  • Estimular la glucólisis, un proceso que degrada el azúcar para producir energía.
  • Ralentizar la síntesis de azúcar en el hígado a partir de reservas no glucídicas (lo que se denomina neoglucogénesis).

La berberina: sin duda la más temible

La berberina es el componente principal de varias plantas medicinales tradicionales como Rhizoma coptidis y Berberis vulgaris (el agracejo). Es probablemente el remedio natural más eficaz para hacer disminuir la glucemia.

Éste es capaz de reducir la glucemia en ayunas y la glucemia postprandial (la que se mide después de la comida), con análisis de sangre que lo apoyan, sin influir positivamente en el peso.

Un estudio reciente ha mostrado que la ingesta de 500 mg de berberina, dos veces al día durante 3 meses, provoca mejoras espectaculares de los niveles de azúcar en sangre en ayunas o después de las comidas, y los niveles de hemoglobina glicosilada Hba1c (el mejor reflejo de la glucemia durante un periodo concreto). Otro ha mostrado que la berberina es por lo menos tan eficaz como la metformina, el medicamento más recetado por los médicos a las personas diabéticas.

Un metaanálisis reciente, es decir un “super estudio” que reagrupa todos los estudios serios publicados sobre el tema, llegó a la conclusión en febrero de 2015 de la eficacia de la berberina para “mejorar la diabetes tipo 2”, “mejorar la hiperlipidemia” e incluso “reducir la hipertensión” ¡sin tener el más mínimo efecto secundario! Este “superestudio” se apoya en 27 ensayos clínicos, es decir experimentos realizados directamente con personas.

La dosis correcta: una cápsula de berberine 500 mg inmediatamente antes o después de las dos grandes comidas del día.

La vitamina D: un complemento imprescindible que no hay que olvidar, sobre todo en caso de sobrepeso

Aunque la vitamina D sea una sustancia orgánica indispensable para el buen funcionamiento del organismo, cerca del 80 % de la población occidental y la casi totalidad de las personas mayores de 60 años no obtiene las cantidades recomendadas.

Además de su papel crucial en la absorción del calcio, no obstante, la vitamina D reduce el riesgo de resistencia a la insulina, un proceso patológico que se produce en las personas diabéticas y que agrava la enfermedad. Este efecto beneficioso posiblemente es más marcado en caso de sobrepeso: un estudio ha mostrado que las personas obesas corren un riesgo 12 veces mayor de resistencia a la insulina en caso de niveles insuficientes de vitamina D.

Pero este efecto también es visible en las personas “sanas”: la ingesta de vitamina D3 por parte de personas sanas (420 UI al día durante un año) ha permitido aumentar los niveles de vitamina D en sangre (de 13 ng/ml a 24 ng/ml), disminuir la glucemia en ayuno (de 88,3 mg/dl a 85,3 mg/dl) y mejorar significativamente la resistencia a la insulina (de 1,17 a 0,84). Otro estudio ha mostrado que la ingesta diaria de 500 UI de vitamina D como mínimo disminuye el riesgo de diabetes tipo II de 10 a 40 % en función de los niveles iniciales de vitamina D circulante.

La dosis correcta: un comprimido al día de vitamina D3 1.000 UI durante 3 meses como mínimo, idealmente en periodo invernal para compensar la falta de exposición al sol.

Le ginseng: un tónico que también disminuye la glucemia

La reducción de la glucemia no es el efecto beneficioso principal del ginseng: éste es su capacidad para tonificar el organismo y estimular el sistema inmunitario de las personas cansadas o debilitadas.

Pero ésa es una propiedad evidenciada por ensayos clínicos: un estudio realizado con personas mayores que padecían diabetes tipo 2 ha mostrado que la ingesta diaria de un extracto estandarizado a un 10 % de ginsenósidos (3 veces 1 g al día durante 2 meses, 40 minutos antes de cada comida) reduce la glucemia en ayunas (- 0,71 mmol/l) y los niveles de hemoglobina glicosilada HbA1c (-0,3 %). Otro estudio ha mostrado que el ginseng estandarizado también puede reducir la glucemia postprandial sin modificar la secreción de insulina y sin provocar el más mínimo efecto secundario.

La dosis correcta: de 3 a 4 cápsulas de Ginseng estandarizado a un 30 % de ginsenósidos (los principios activos) un poco antes de las comidas.

El cromo: un mineral que aumenta la acción de la insulina

El cromo es un oligoelemento indispensable para el buen funcionamiento del organismo. Una de sus particularidades es que aumenta la sensibilidad de los tejidos a la insulina, lo que contribuye naturalmente a disminuir los niveles de azúcar y de insulina en sangre. Desgraciadamente, la agricultura intensiva y el refinado moderno reducen el contenido de cromo de los alimentos… Además, unos estudios epidemiológicos muestran que los niveles de cromo disminuyen con la edad y esta situación está relacionada con el desarrollo de la diabetes tipo 2.

Un metaanálisis de 41 ensayos clínicos sobre la ingesta de complementos de cromo (para unas dosis de 1 a 1.000 µg en periodos comprendidos entre 3 y 8 meses) ha llegado a la conclusión de su eficacia para reducir la glucemia en ayunas y el nivel de hemoglobina glicosilada HbA1c en las personas diabéticas.

La dosis correcta: 2 cápsulas de Crominex® 3+ (es decir 2 x 400 µg) después de las dos comidas principales del día.

El ácido alfa lipoico: el superantioxidante universal para las personas afectadas desde hace varios años

El ácido alfa lipoico (ALA – del inglés Alpha lipoic acid), presente en todas las células del organismo, está más destinado a “limitar el daño” en las personas diabéticas desde hace varios años.

Su administración oral reduce los síntomas de las neuropatías provocadas por la diabetes, como los dolores, el entumecimiento y el picor en las piernas. Pero un estudio reciente ha mostrado que cantidades de 300 a 1.200 mg al día mejoran de todos modos la sensibilidad a la insulina y permiten reducir los niveles de azúcar en sangre en las personas con diabetes tipo 2.

La dosis correcta : 3 cápsulas de Ácido R-lipoico (3 x 100 mg) espaciadas a lo largo del día durante varios meses.

En menor grado, también son eficaces para reducir la glucemia: la curcumina, las fibras alimentarias, los extractos de Gymnema sylvestre y la silimarina.

Para disminuir la glucemia, deben evitarse : la niacina, las enzimas digestivas, el CLA (del inglés conjugated linoleic acid – ácido linoleico conjugado), el aceite de krill y la vitamina C.

Descubra también nuestros suplementos calmantes (equilibrio interno), nuestras vitaminas para el corazón y la circulación, nuestros suplementos contra el colesterol malo y nuestras vitaminas para el sistema inmunológico.

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita