0
es
US
WSM
222896060
Su cesta esta vacía
Menú
Piel con proteínas antienvejecimiento

¿Qué son las proteínas antienvejecimiento?

Se están estudiando varias proteínas y aminoácidos por sus posibles efectos sobre la longevidad del cuerpo humano. Aquí echamos un vistazo a 3 proteínas "estrella" del antienvejecimiento, y a las distintas formas en que pueden utilizarse para combatir el paso del tiempo.

El colágeno, crucial para preservar el aspecto joven de la piel

La piel está compuesta principalmente de agua, pero también de elastina y de colágeno, dos proteínas que ayudan a mantener su elasticidad y resistencia.

Desafortunadamente, la producción de estas dos proteínas se reduce con la edad, dando lugar a la aparición de arrugas y líneas finas en todo el cuerpo, especialmente en las zonas expuestas regularmente a la luz. De manera que, a los 60 años, la piel ha perdido más de un tercio de su colágeno total. De hecho, la síntesis de colágeno disminuye un 1,5 % al año a partir de los 25 años.

Para reducir estos efectos del envejecimiento, visibles para todos, está surgiendo una solución: intentar estimular la producción endógena de colágeno . Por ejemplo, puede aumentar su ingesta de vitamina C (la liposomal tiene una biodisponibilidad fantástica) porque contribuye indudablemente a la formación de colágeno. Muchas personas también optan por consumir el colágeno directamente (a través de caldos de carne o suplementos de colágeno, por ejemplo) con la idea de proporcionar al organismo los elementos que necesita para su producción. (cf. Marine Collagen).

Como el envejecimiento no es el único factor responsable de la reducción del colágeno en el organismo, he aquí tres consejos para preservar su capital de "colágeno”:

  • No fumar. Tras la exposición repetida a los rayos UV del sol, el tabaco es el principal acelerador del envejecimiento cutáneo. A largo plazo, provoca una mayor activación de la colagenasa, la enzima que descompone el colágeno.
  • Limitar las exposiciones prolongadas al sol, sobre todo cuando el índice UV es elevado (en verano). Es un acto de equilibrio, porque la exposición al sol también permite la producción de la vital vitamina D.
  • Procurar reducir las fuentes de estrés, un enemigo probado del colágeno, mediante el uso y abuso de masajes (estimulan la producción de colágeno).

La carnosina, un inhibidor potencial de la glicación

La degradación de las proteínas, incluido el colágeno, es otro de los mecanismos del envejecimiento (1). Con el paso del tiempo, las proteínas del organismo son cada vez más víctimas de un fenómeno conocido como glicación. Se "glican", pierden sus funciones y, en algunos casos, se acumulan en el organismo, perturbando el funcionamiento de las células funcionales, los órganos y el cuerpo en su conjunto. Las proteínas más afectadas son la albúmina, la insulina, la hemoglobina, las inmunoglobulinas, las lipoproteínas y, por supuesto... el colágeno.

Existen varios inhibidores potenciales de este fenómeno, entre ellos la carnosina, un dipéptido (un "trozo" potencial de proteína) producido por el propio organismo. El problema es que los niveles de carnosina en el organismo también disminuyen con la edad. A partir de los 70 años, su concentración en los músculos desciende más de un 60%, lo que explica en parte el desgaste muscular asociado al envejecimiento. Por eso a veces se considera que la carnosina (véase el complemento Carnosine) una proteína “antienvejecimiento”.

Se pueden tomar otras medidas para limitar la glicación a largo plazo:

  • Beber agua a lo largo de todo el día, en pequeñas cantidades, aunque no se tenga sed. El consumo de agua es importante para limitar el fenómeno de la glicación.
  • Mantener la piel hidratada a diario, con ayuda de geles hidratantes a base de agua.
  • Seguir una dieta equilibrada, evitando los azúcares refinados (la glicación es una reacción química en la que interviene el azúcar).

Sirtuinas para reforzar la reparación del ADN y ralentizar el envejecimiento

Existe toda una familia de proteínas denominadas “proteínas de la juventud”: las sirtuínas. Actúan sobre varios mecanismos celulares asociados al envejecimiento, como la reparación del ADN, la resistencia al estrés oxidativo o la lucha contra la inflamación. Por desgracia, la historia se repite, ya que también en este caso su tasa de producción disminuye con la edad. Y como no es posible suplementarse con sirtuinas, la estrategia es apostar por dos compuestos susceptibles de activar su producción según varios estudios: el NAD, una coenzima esencial presente en las células (2-3) y el AMPK, una proteína celular que también puede optar al título de "proteína antienvejecimiento”.

En cuanto al NAD, la suplementación no es eficaz porque el compuesto se degrada en el intestino (4). Pero no ocurre lo mismo con sus precursores, el ribósido de nicotinamida (NR) y el mononucleótido de nicotinamida (NMN), ambos considerados como potenciales compuestos "antienvejecimiento" por esta razón. Lo mismo ocurre con la AMPK: hay que utilizar compuestos que se supone que activan su producción interna y que consiguen atravesar la barrera intestinal. La fórmula AMPK Booster de SuperSmart contiene algunos de ellos, la berberina, la fisetina y los gipenósidos.

Consejos para aumentar la producción de sirtuínas:

  • Aumente su ingesta de triptófano (arroz integral, carne, productos lácteos, huevos, proteínas de soja, cacahuetes, legumbres, frutos secos) para favorecer la síntesis del NAD.
  • Asegúrese de consumir productos vegetales sin procesar y crudos, que pueden contener precursores del NAD;
  • Aumente progresivamente la actividad física regular (pero no intensa) porque estimula tanto la producción de NAD como de AMPK.
  • Limite la ingesta de calorías en la dieta (restricción calórica) durante toda la vida, aunque éste es sin duda el consejo más difícil de aplicar.

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. Ghodsi R, Kheirouri S. Carnosine and advanced glycation end products: a systematic review. Amino Acids. 2018 Sep;50(9):1177-1186. doi: 10.1007/s00726-018-2592-9. Epub 2018 Jun 1. PMID: 29858687.
  2. Hall et al., 2013 J.A. Hall, J.E. Dominy, Y. Lee, P. Puigserver, The sirtuin family’s role in aging and age-associated pathologies J. Clin. Invest., 123 (2013), pp. 973-979
  3. Haigis and Sinclair, 2010 M.C. Haigis, D.A. SinclairMammalian sirtuins: biological insights and disease relevance Annu. Rev. Pathol., 5 (2010), pp. 253-295
  4. Gross and Henderson, 1983, C.J. Gross, L.M. Henderson, Digestion and absorption of NAD by the small intestine of the rat J. Nutr., 113 (1983), pp. 412-420

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita