0
es
US
WSM
222178403
Su cesta esta vacía
Menú
Síntomas de una deficiencia de magnesio

¿Cuáles son los síntomas de deficiencia de magnesio?

Una deficiencia de magnesio puede tener consecuencias graves para la salud. Descubra los síntomas que ayudan a identificar una deficiencia de magnesio.

¿Qué es el magnesio y por qué es importante?

El magnesio es un oligoelemento esencial para el buen funcionamiento del organismo. Este mineral interviene en más de 300 reacciones bioquímicas fundamentales en nuestro cuerpo (1).

Interviene en el funcionamiento del sistema nervioso, en la salud de los huesos, de los dientes, del sistema muscular así como en el funcionamiento psicológico.

A pesar de su importancia, un porcentaje significativo de la población sufre de una deficiencia de magnesio, frecuentemente sin ser consciente de ello…

¿Cuáles son los síntomas de una falta de magnesio?

Síntomas comunes

La falta de magnesio puede manifestarse de diversas formas. Los signos comunes incluyen:

  • la fatiga;
  • los calambres musculares;
  • las migrañas;
  • y los trastornos del sueño (2).

La ansiedad y el nerviosismo también pueden ser síntomas de una deficiencia de magnesio.

Síntomas menos corrientes

Una deficiencia de magnesio también puede provocar:

  • dolores en las piernas;
  • náuseas;
  • sensaciones de hormigueo y de entumecimiento;
  • palpitaciones cardiacas;
  • visión borrosa;
  • e incluso mareos.

Si tiene uno de estos síntomas, es crucial consultar a un profesional de la salud.

¿Cómo detectar una deficiencia de magnesio?

Si sospecha una deficiencia de magnesio, lo mejor es consulta a un médico o a un nutricionista que pueda realizar una prueba de deficiencia de magnesio. Esta prueba puede ayudar a identificar con precisión si tiene una deficiencia de magnesio y, en caso afirmativo, de qué gravedad.

Deficiencia de magnesio: los riesgos

Además de los síntomas crónicos mencionados anteriormente (fatiga prolongada, dolores de cabeza frecuentes, estrés, ansiedad…), la deficiencia de magnesio prolongado puede tener más consecuencias graves para la salud, incluidas:

  • la osteoporosis;
  • la fibromialgia;
  • la depresión;
  • la diabetes tipo 2;
  • la hipertensión arterial;
  • y cardiopatías (3).

Por tanto, es crucial asegurarse una ingesta satisfactoria de magnesio.

¿Cuáles son las causas de una deficiencia de magnesio?

Varios factores pueden provocar una carencia de magnesio. Entre ellos, una dieta desequilibrada, el estrés, la edad, la práctica deportiva intensa, el abuso del alcohol…

También hay que mencionar ciertos medicamentos (píldora anticonceptiva, ciertos antibióticos, diuréticos, tratamientos inmunosupresores, IBP...), y algunas condiciones médicas específicas (enfermedades intestinales, renales, endocrinas…) (4).

¿Cómo tratar una deficiencia de magnesio?

Algunas reglas generales

Para prevenir o corregir una deficiencia de magnesio, controle la medicación que esté tomando, hidrátese lo suficiente (para ayudar a asimilar los minerales que consume) y limite el alcohol y la cafeína (que interfieren en la absorción del magnesio).

Controle también su estrés para no agotar demasiado rápido sus reservas de magnesio (opte por la meditación, el yoga, la respiración profunda, el deporte…).

Fuentes alimentarias de magnesio

Sobre todo, procure incorporar alimentos ricos en este mineral en su alimentación diaria. En particular:

Las semillas oleaginosas

Las semillas oleaginosas, como las almendras, las nueces y las semillas, son fuentes ricas en magnesio. Las almendras, en particular, ofrecen aproximadamente 270 mg de magnesio por cada 100 g, lo que representa casi el 72% de la ingesta diaria recomendada para un adulto.

Las legumbres

Las legumbres, como las lentejas, las judías y los garbanzos, también son una excelente fuente de magnesio. Por ejemplo, 100 g de garbanzos contienen aproximadamente 115 mg de magnesio.

El cacao

Sorprendentemente, el cacao también es una fuente notable de magnesio. Una taza de cacao en polvo puede contener hasta 520 mg de magnesio. Elija cacao en polvo sin azúcar y el chocolate negro (pero ¡no se pase!).

Los cereales integrales

Los cereales integrales, especialmente el arroz integral y el quinoa, aportan también una cantidad significativa de magnesio.

Los productos del mar

El pescado azul (anchoas, caballa…) y el marisco (bígaros, gambas, mejillones, etc.) son ricos en magnesio.

Las verduras de hoja verde

Las verduras de hoja verde, como las espinacas y las acelgas, son otra excelente fuente de magnesio.

Los complementos de magnesio

Para una ingesta más importante, también se recomiendan complementos alimenticios.

¿Qué complementos alimenticios de magnesio elegir?

El malato de magnesio, un clásico

El malato de magnesio es una buena forma clásica de magnesio. Es apreciado por su capacidad para quelar el aluminio, un metal pesado que puede acumularse en el organismo. Además, tiene una buena tolerancia digestiva y un coste bastante asequible.

Los potentes efectos del orotato de magnesio

Por lo demás, puede confiar en la eficacia de los complementos de orotato de magnesio. Esta forma es muy recomendable porque contiene ácido orótico, que ayuda a transportar el magnesio eficazmente dentro del organismo, para una biodisponibilidad óptima.

Varias formas combinadas

Algunos complementos de magnesio eficaces combinan varias formas diferentes de magnesio, para una acción sinérgica (este es el caso de OptiMag, que reúne 8 formas de magnesio: arginato de magnesio, taurinato de magnesio, bisglicinato de magnesio, etc.)

Particularidades del treonato de magnesio

Por último, el treonato de magnesio, un gran descubrimiento en el campo de la salud cognitiva, tiene la particularidad de atravesar la barrera hematoencefálica para llegar al cerebro (5).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. Baaij, J.H., Hoenderop, J.G., Bindels, R.J. (2015). Magnesium in man: implications for health and disease. Physiol Rev, 95(1):1-46.
  2. Jahnen-Dechent, W., & Ketteler, M. (2012). Magnesium basics. Clinical kidney journal, 5(Suppl 1), i3-i14.
  3. Serefko, A., Szopa, A., & Poleszak, E. (2013). Magnesium and depression. Magnesium Research, 26(1), 1-16.
  4. Workinger, J. L., Doyle, R. P., & Bortz, J. (2018). Challenges in the diagnosis of magnesium status. Nutrients, 10(9), 1202.
  5. Slutsky, I., Abumaria, N., Wu, L.J., et al. (2010). Enhancement of learning and memory by elevating brain magnesium. Neuron, 65(2), 165-177.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita