0
es
US
WSM
223037134
Su cesta esta vacía
Menú
Vitaminas para la memoria y el cerebro

Las 4 mejores vitaminas para la memoria

La alimentación desempeña un papel clave para la salud del cerebro. Pero ¿qué vitaminas en particular pueden ayudarle a mantener y preservar la memoria?

La memoria: un complejo mecanismo cerebral

La memoria es un mecanismo cerebral complejo compuesto por 5 sistemas interconectados: la memoria de trabajo, la memoria semántica, la memoria episódica, la memoria procedimental y la memoria perceptiva (1).

No existe una única sede de la memoria en el cerebro: algunas de sus partes se activan e interactúan en función del tipo de memoria movilizada y de cómo se utiliza. El hipocampo, el lóbulo frontal, las cortezas prefrontales izquierda y derecha, los lóbulos parietal y temporal y el cerebelo intervienen, de un modo u otro, en el almacenamiento y la recuperación de los recuerdos.

Sin embargo, todos estos mecanismos se basan en la plasticidad sináptica, es decir, la capacidad de las sinapsis para fortalecerse o debilitarse en respuesta a la actividad neuronal.

Sin embargo, durante el proceso de envejecimiento, la plasticidad sináptica disminuye. Además, los procesos bioquímicos y la salud de las neuronas se ven dañados por el estrés oxidativo con el paso de los años y en función del modo de vida.

Lo que hay que saber para preservar la memoria

Para mantener la memoria, es esencial dormir lo suficiente, realizar una actividad física regular, estimular mentalmente el cerebro mediante actividades cognitivas, regular el estrés y seguir una dieta equilibrada. Además, ciertas vitaminas, son especialmente beneficiosas para la memoria.

Las 4 mejores vitaminas para la memoria y el cerebro

Vitaminas B y memoria

Para nuestra primera vitamina, vamos a mencionar todas las vitaminas B. Unos investigadores británicos han comprobado que la suplementación con vitaminas del grupo B (más concretamente las vitaminas B6, B9 y B12) ayuda a reducir los niveles de homocisteína (3). Con la edad o en casos de carencia, este aminoácido azufrado puede acumularse peligrosamente en el plasma sanguíneo.

Es lo que se conoce como hiperhomocisteinemia, que provoca una reducción de los niveles de glutatión, exponiendo aún más al cerebro a estrés oxidativo. Tener un nivel elevado de homocisteína es un factor de riesgo para el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Además, varias vitaminas B podrían actuar sobre la memoria, contribuyendo a la integridad estructural y funcional del cerebro (vitaminas B1, B3, B9, B12…), a la reparación del ADN (vitamina B12) y a la síntesis de neurotransmisores esenciales para las funciones cognitivas (vitaminas B1 y B6).

Puede aumentar fácilmente su ingesta de vitaminas B optando por un complemento alimenticio que las reúne a todas (como el complejo Coenzymated B Formula).

La falta de vitamina D, relacionada con el Alzheimer

Un estudio francés de 2010 pone en relieve una nueva vía de investigación sobre la relación entre la vitamina D y la memoria (5).

Hasta ahora, la vitamina D se valoraba sobre todo por sus beneficios para el metabolismo óseo, la fuerza muscular y el sistema inmunitario. Sin embargo, se ha observado una reducción de la sensibilidad de las neuronas a la vitamina D en pacientes que padecen la enfermedad de Alzheimer.

Pero, sobre todo, el estudio en cuestión ha revelado que las funciones intelectuales, incluida la capacidad de memorizar, están disminuidas en pacientes (ancianos) con deficiencia de vitamina D. Se cree que esta vitamina actúa contribuyendo a la neuroprotección, a la regulación de la inflamación, a la síntesis de neurotransmisores cruciales para la comunicación neuronal, etc.

Aunque estos resultados deben ser confirmados por otros estudios, la vitamina D parece tener beneficios para la memoria (6).

Puede encontrar vitamina D en el pescado azul, los níscalos, los productos lácteos, las yemas de huevo... y en complementos específicos (como Vitamin D3 5000 UI).

La vitamina C, ¿un antioxidante antineurodegenerativo?

Según la investigación actual, bajos niveles de vitamina C en el organismo también podrían provocar el desarrollo de enfermedades neurodegenerativas.

De hecho, la vitamina C contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo, factor importante en este tipo de trastornos. Se cree que también contribuye a regular la neurotransmisión y la circulación sanguínea en el cerebro. Así que también es un excelente aliado para la memoria (7).

Cuando se trata de fuentes de vitamina C, recurra a los cítricos, las bayas, los kiwis, los pimientos... y a complementos alimenticios específicos (como Asc2P, una forma estable y potente de vitamina C).

La vitamina E, otro potente antioxidante para la memoria

La vitamina E es también un potente antioxidante. Por lo tanto, también es excelente para la salud de las neuronas y del cerebro en general.

Un estudio reciente ha demostrado que las personas mayores con altos niveles séricos de vitamina E tienen un menor riesgo de desarrollar problemas de memoria (8).

La vitamina E se encuentra en particular en los alimentos grasos (nueces, almendras, aceites vegetales, pescado…) y en forma de complemento (como Natural E400).

Otros complementos alimenticios aliados del cerebro y de la memoria

Además de las vitaminas, recuerde que los ácidos grasos omega 3 de tipo DHA contribuyen al funcionamiento normal del cerebro, y por tanto de la memoria. Y con razón: estos ácidos grasos se utilizan en la formación de las células nerviosas y contribuyen así a la transmisión sináptica. El DHA se encuentra en el salmón, la caballa, el arenque, etc. y en mayores concentraciones en los complementos alimenticios (como Super DHA) (9).

Por último, se sabe que ciertas plantas son remedios naturales para la memoria, especialmente la Bacopa monnieri, una planta grasa procedente de Asia, y el Ginkgo biloba, el árbol de los cuarenta escudos, utilizado desde hace varios cientos de años en la medicina tradicional china. Ambos son conocidos por ayudar a mantener una buena microcirculación sanguínea periférica, asociada al rendimiento cognitivo y, en particular, a la calidad de la memoria. Por eso se encuentran a menudo en fórmulas sinérgicas para la salud cerebral (como Neurex).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. https://www.inserm.fr/dossier/memoire/
  2. HOOSHMAND, Babak, POLVIKOSKI, Tuomo, KIVIPELTO, Miia, et al.Plasma homocysteine, Alzheimer and cerebrovascular pathology: a population-based autopsy study. Brain, 2013, vol. 136, no 9, p. 2707-2716.
  3. VOGEL, Thomas, DALI‐YOUCEF, Nassim, KALTENBACH, G., et al.Homocysteine, vitamin B12, folate and cognitive functions: a systematic and critical review of the literature. International journal of clinical practice, 2009, vol. 63, no 7, p. 1061-1067.
  4. ASHOORI, Marziyeh et SAEDISOMEOLIA, Ahmad. Riboflavin (vitamin B2) and oxidative stress: a review. British journal of nutrition, 2014, vol. 111, no 11, p. 1985-1991.
  5. https://presse.inserm.fr/la-vitamine-d-une-nouvelle-piste-contre-la-maladie-dalzheimer/28364/
  6. MILLET, Pascal, LANDEL, Véréna, VIRARD, Isabelle, et al.Rôle de la vitamine D dans la ph 3ysiopathologie des maladies neurodégénératives. Biologie Aujourd'hui, 2014, vol. 208, no 1, p. 77-88.
  7. PRATICÒ, Domenico et DELANTY, Norman. Oxidative injury in diseases of the central nervous system: focus on Alzheimer’s disease. The American journal of medicine, 2000, vol. 109, no 7, p. 577-585.
  8. MORRIS, Martha Clare, BECKETT, Laurel A., SCHERR, Paul A., et al.Vitamin E and vitamin C supplement use and risk of incident Alzheimer disease. Alzheimer Disease & Associated Disorders, 1998, vol. 12, no 3, p. 121-126.
  9. STONEHOUSE, Welma, CONLON, Cathryn A., PODD, John, et al.DHA supplementation improved both memory and reaction time in healthy young adults: a randomized controlled trial. The American of Clinical Nutrition, 2013, vol. 97, no 5, p. 1134-1143.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita