0
es
US
SuperSmartSuper-nutrition Blog
X
× SuperSmart Informarse por tema de salud Nuevos artículos Artículos populares Visitar nuestra tienda Mi cuenta Smart Prescription Blog Programa de fidelización idioma: Español
Fortalecimiento general del organismo Informes

Las mejores frutas y verduras de otoño y los trucos para aprovecharse de sus beneficios

Consumir alimentos de temporada es el seguro para abastecerse de valiosos micronutrientes para la salud. Siempre que contemos con los alimentos adecuados y que conozcamos los trucos para maximizar sus beneficios...
Frutas y verduras de otoño
En otoño, las frutas y las verduras son muy ricas en compuestos anticancerígenos.
Rédaction Supersmart.
2019-09-30Commentaires (0)

Usted probablemente ya sabe que es catastrófico para el medioambiente consumir frutas que no sean de temporada. La producción en el otro extremo del planeta y el transporte necesario para enviarlas generan emisiones de gas de efecto invernadero gigantescas. Muy a manudo, la producción local en invernadero calentado consume todavía más energía: una producción de tomates local – pero fuera de temporada – en invernadero requiere 11 veces más energía que el mismo volumen cultivado en un campo.

Pero el consumo de frutas y verduras de temporada va mucho más allá del aspecto medioambiental: influye directamente en su salud . En efecto, el contenido en micronutrientes es máximo cuando estos productos se cultivan en la temporada adecuada, a la que éstos están mejor adaptados. Factores tan sencillos como la duración de exposición al sol, la amplitud máxima de las temperaturas, el calor y la humedad son cruciales para su contenido en micronutrientes, ¡y por tanto para su calidad gustativa! De la misma manera que una agricultura ecológica permite que las frutas desplieguen más sus defensas antioxidantes contra los patógenos, en ausencia de pesticidas.

Así que, para cuidar su salud durante el otoño, es inútil abalanzarse sobre las frutas de origen tropical, no hay nada de lo que echar mano en esta lista…

La alcachofa

Fotografía d'artichauts La alcachofa es una verdura bastante cara, pero merece la pena consumirla en plena temporada. Contiene una gran variedad de antioxidantes , especialmente compuestos fenólicos como el ácido clorogénico, la narirutina y la cinarina (1), así como antocianinas capaces de combatir el estrés oxidativo. Paro su mayor interés es su riqueza en silimarina. Este valioso nutriente le permite contribuir a:

Además, ésta contiene numerosos prebióticos como la inulina: este azúcar no es digerido por el organismo pero es consumido por la flora bacteriana del colon. Permite que ciertas bacterias beneficiosas se desarrollen, lo que contribuye a mejorar la absorción de nutrientes e influye positivamente en el sistema inmunitario.

¿Cómo escogerla y conservarla para maximizar sus beneficios?

Escoja una alcachofa con hojas muy apretadas unas contra las otras (no deben estar “abiertas”), quebradizas en los dedos y sin manchas negras (ésa es la señal de que no son frescas).

Consérvela en el frigorífico, unos días como máximo, idealmente en una bolsa con tejido impermeable y después de haberla rociado con agua para conservarla húmeda.

Mas info

La acelga

La acelga es una verdura generalmente desconocida por los consumidores. Sus pencas (peciolos y nervios) tienen un gusto parecido al de la remolacha, mientras que sus hojas recuerdan más bien a la espinaca. Es una verdura sabrosa que contiene cantidades importantes de vitamina K, cuya influencia sobre la salud de los huesos y sobre la coagulación sanguínea es reconocida. Ésta contiene también hierro y fibras insolubles que previenen el estreñimiento y contribuyen a regular el tránsito intestinal.

¿Cómo escoger y conservar las acelgas para maximizar sus beneficios?

Dé preferencia a las acelgas de peciolos rojos más bien que blancos, y a las hojas de un verde sombrío. Consérvelas en el cajón de verduras del refrigerador. En el momento de hacerlas cocer (la cocción no influye en su capacidad antioxidante a condición de no freírla [3]), ¡considere separar las hojas de las pencas ya que su tiempo de cocción no es el mismo!

La remolacha roja

Fotografía de remolacha La remolacha no es la verdura más apreciada de los puestos, y sin embargo se trata de un alimento saludable extraordinario. Además, está clasificada entre las verduras con el mayor poder antioxidante (4).

Lo que llama la atención en primer lugar, es el interés que presenta para la salud de los ojos . La remolacha contiene luteína y zeaxantina, dos nutrientes que se acumulan en la mácula y que reducen el riesgo de degeneración macular. Éstos son los dos únicos carotenoides naturales capaces de integrar la mácula entre más de 750 carotenoides presentes en la naturaleza, 40 de los cuales se encuentran en la alimentación humana. Éstos permiten a la mácula mantener la visión más precisa posible en condiciones de iluminación diurna . Son muy importantes, ya que el organismo es incapaz de sintetizarlos.

La remolacha también es uno de los raros vegetales que contiene betalaínas, una familia de potentes antioxidantes de muy alta biodisponibilidad (es decir que éstos pasan fácilmente a la circulación sanguínea). Tras su paso al tubo digestivo, éstas conservan enteramente sus propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y hepatoprotectoras. Finalmente, la remolacha contiene cantidades importantes de vitamina K (hasta el punto de que no se aconseja a personas que toman anticoagulantes) y flavonoides. El contenido en flavonoides del zumo de hoja de remolacha fresca es incluso el más alto de todos, superando al contenido del zumo de espinaca y de brócoli, que sin embargo son referencia en la materia.

¿Cómo conservar y consumir la remolacha para maximizar sus beneficios?

Conserve sus remolachas de una a dos semanas en su frigorífico, en una bolsa de tejido transpirable. Las puede comer crudas, después de pelarlas y posteriormente rayarlas, o cocidas, dejando la piel durante la cocción para minimizar la pérdida de nutrientes. En vez de dejarla hervir, puede además cocerla al horno, rociándola con un poco de aceite de oliva, durante aproximadamente una hora a 250°C.

Conviene saber que, al contrario de muchas otras verduras, el poder antioxidante de la remolacha no se altera con la cocción.

El brócoli

Fotografía de brocoli De todas las crucíferas, el brócoli es ciertamente el más rico en vitamina C cuando se consume en temporada. Sus beneficios para la salud son innumerables (5-6).

En primer lugar contiene glucosinolatos, como la mayoría de las demás crucíferas. Son moléculas que se transforman en moléculas anticancerígenas cuando entran en contacto con la flora bacteriana intestinal humana: el sulforafano, el indol 3 carbinol y el diindolilmetano (DIM). Se les atribuye tres beneficios principales:

El brócoli también disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares gracias a su riqueza excepcional en kaempferol (un flavonoide que también se encuentra en el té). Por otra parte, éste contiene luteína y zeaxantina como la remolacha roja y por tanto contribuye a la salud de los ojos (7).

¿Cómo conservar y consumir brócoli para maximizar sus beneficios?

Escoja su brócoli con tallos firmes y cabezas compactas evitando a toda costa las flores amarillas (si no, tendrá un sabor amargo). Es una verdura que no se conserva bien: cuando presenta un ligero deterioro visual, ya ha perdido más del 50 % de sus capacidades antioxidantes (8). Por tanto, hay que consumirlo muy rápidamente después de su compra.

Para sacar un máximo de beneficios, más vale consumirlo crudo, incluso muy ligeramente cocido. La cocción excesiva del brócoli disminuye mucho la formación de sulforafano, pero una cocción muy ligera permite desactivar una proteína que perjudica la transformación de la glucorafanina en sulforafano. Sobre todo, no tire los tallos: ¡se consumen! Pélelos y córtelos para que tarden el mismo tiempo en cocer que las cabezas.

Algunas personas que padecen el síndrome de intestino irritable pueden notar efectos indeseables con las crucíferas como el brócoli (dolores abdominales, hinchazón abdominal, diarrea …). Entonces más vale evitarlo e intentar reintroducirlo progresivamente escuchando atentamente a su cuerpo y respetando la tolerancia individual.

La coliflor, la col rizada, el colinabo y la lombarda

Estas cuatro verduras crucíferas contienen los mismos tipos de nutrientes que el brócoli. Son poco calóricas y contribuyen igualmente a limitar el desarrollo del cáncer.

Escoja coliflores con cabezas firmes y flósculos muy apretados sin manchas marrones. Unos flósculos separados indican que la verdura ha sido recogida demasiado tarde. De nuevo en este caso, no tire los tallos; pélelos y córtelos para que éstos tarden lo mismo en cocer que las cabezas. Para mejorar su digeribilidad, se recomienda cocerlo 5 minutos con agua hirviendo salada y escurrirlo bien antes de aderezarlo.

Conviene saber que la col rizada es muy rica en vitamina A: una porción de 100 g proporciona prácticamente el 100 % de las necesidades del día. Es una vitamina que juega un papel importante en la regulación del sistema inmunitario, la salud de las mucosas y la absorción del hierro. La col rizada se conserva más tiempo en el frigorífico que las demás crucíferas. Cuide de limpiar y secar las hojas primero. Puede consumirla cruda o cocida, como usted desee.

El colinabo es una legumbre ¡con un gusto muy agradable a avellana cuando se cuece! Rico en vitamina B6 (piridoxina) – esencial para la fabricación de los mensajeros del cerebro – pero también en vitamina B9 (los folatos), contiene cantidades considerables de carotenoides. No lo escoja demasiado grande: cuanto más pequeño es, menos fibroso. Consérvelo en el frigorífico en una bolsa de tejido transpirable o en la bodega o el sótano.

Finalmente, la lombarda es probablemente la col que usted conoce más. Es muy polivalente: se puede consumir rayada en ensalada, cocida en un guiso, fermentada, en sopa… Se distingue de otras crucíferas por su contenido más elevado en flavonoides y especialmente en cianidina. Consérvela en el frigorífico en el cajón de las verduras. Para conservar su color, utilice un cuchillo de acero inoxidable para cortarla. Ponga solo un poco de agua en la cacerola para hervirla y añada unas gotas de vinagre o de zumo de limón. No tire su corazón: Córtelo en rodajas finas para que sea menos fibroso y utilícelo más tarde para hacer un caldo. ¡Atención: ¡si usted nota un olor sulfuroso, es que se ha cocido demasiado!

El berro y las espinacas

Fotografía de espinacasEl berro también forma parte de las crucíferas: por tanto, contiene flavonoides, carotenoides (por tanto, precursores de la vitamina A), luteína y zeaxantina, ¡pero también quercetina ! Es incluso una de las fuentes principales de quercetina junto con la cebolla. Es un fitonutriente que ayuda a disminuir los fenómenos alérgicos y que contribuye a aumentar el rendimiento físico. Evidentemente contiene glucosinolatos anticancerígenos (9-10), como el brócoli y las coles, ¡pero también calcio de una biodisponibilidad excepcional ! Su nivel de absorción es aproximadamente de un 70 % mientras que el de la leche apenas llega a un 30 % y el de las espinacas a penas a un 5 % (11).

Las espinacas, precisamente, tienen otras ventajas. Contienen hierro, como ya se sabe, y un montón de vitaminas, minerales y antioxidantes. Entre estos, está especialmente el ácido ferúlico y los glucolípidos (que también se encuentran en el té verde y en el perejil) contribuyendo ambos a luchar contra el desarrollo del cáncer.

Las espinacas también contienen betaína : un compuesto que ayuda a tratar ciertas disfunciones del hígado como la esteatosis hepática y que también permite mejorar el rendimiento atlético. La espinaca es uno de los alimentos que contienen más de ésta.

¿Cómo conservarlas y consumirlas mejor?

Escoja espinacas con hojas crujientes y brillantes y evite las hojas secas o con manchas negras. Dé preferencia a las que proceden de la agricultura ecológica: la espinaca forma parte de las verduras que muestran las mayores concentraciones de residuos de pesticidas. Consérvelas en el frigorífico, en una bolsa de tejido transpirable, 5 días como máximo.

Más vale hacerlas cocer (pero no demasiado): así es como son más nutritivas. ¡Contienen cerca de 6 veces más de luteína, de zeaxantina y de betaína que las espinacas crudas (12)! Lo ideal es escaldarlas poniéndolas al vapor 1 o 2 minutos al máximo. Escúrralas rápidamente y pruébelas sin demora.

Las setas del género Pleurotus

Fotografía de género Pleurotus Las setas son auténticas fábricas farmacéuticas en miniatura. Algunas de éstas como las del género Pleurotus presentan combinaciones únicas de propiedades para la salud humana. Contienen compuestos fenólicos, y especialmente ergotioneína, un aminoácido antioxidante que tiene una duración de vida muy larga en el organismo (13), pero también fibras solubles específicas: los polisacáridos betaglucanos y alfaglucanos. Los trabajos científicos han mostrado que estas fibras contribuyen a activar varios efectores celulares del sistema inmunitario, como los macrófagos, las células Natural Killer (del inglés – linfocitos citolíticos naturales), los linfocitos T, las interleuquinas 1 y los aniones superóxido (14). Otros estudios también evidencian una actividad hipoglucémica: al actuar sobre los receptores de la insulina, los polisacáridos alfaglucanos posiblemente aumentan la sensibilidad de las células a la insulina y mejoran la resistencia a la insulina de los tejidos periféricos. Al unirse a los ácidos biliares, también permiten reducir la absorción del colesterol en el intestino, lo que completa la acción de la lovastatina, otro compuesto natural de los hongos utilizados como medicamento hipocolesterolemiante.

Éstos incluso actúan contra los tumores regulando al alza la expresión de un gen que contribuye a la autodestrucción de las células cancerosas (BAK-1) (15-16).

¿Cómo elegir y consumir sus setas del género Pleurotus?

Éstas no deben ser viscosas, sino firmes y carnosas. Deben ser claras, sin manchas, desprender un olor anisado. Sobre todo, no las lave con mucha agua: conténtese con limpiarlas con una tela húmeda, y con quitar las partes dañadas. La seta del género Pleurotus es una seta perecedera de muy corta vida; consúmalas lo más rápidamente posible después de comprarlas o de su recogida. Si las conserva en el frigorífico, póngalas en un recipiente o en una bolsa abierta para dejarlas respirar.

Pique el pie, más firme, y después cocínelo en la sartén unos minutos antes de poner el sombrero. Comience por ponerlas a fuego lento, después, cuanto hayan soltado su agua, añada un poco de mantequilla o de aceite, y aumente la temperatura para brasearlas. Puede añadir ajo y perejil durante la cocción.

La patata y el nabo

La patata puede parecer banal, sin embargo, es una verdura beneficiosa para la salud. Contiene ácidos fenólicos (ácido clorogénico), catequinas y vitamina C, así como fibras y glúcidos complejos (almidón). Además, una de las lectinas que contiene – la Solanum Tuberosum Lectin – contribuye a inhibir el crecimiento de ciertas células cancerosas.

Escoja preferentemente las variedades con carne colorada ya que ésas son más ricas en micronutrientes antioxidantes. Consérvelas en oscuridad total, al fresco y presérvelas de la humedad. Evite ponerlas en el frigorífico: el almidón se transformaría progresivamente en azúcar. Si usted observa unas manchas verdes, quítelas. Es señal de que la patata contiene compuestos tóxicos que se denominan alcaloides (solanina y chaconina). Estos compuestos aparecen cuando las patatas son conservadas a la luz o a temperatura demasiado elevada. Pueden provocar varios síntomas desagradables: sudoración, trastornos digestivos, picores …

Al contrario de la patata, el nabo es a menudo pasado por alto cuando éste también es fácil de cocinar y combina con una gran variedad de alimentos. Se prepara como una patata: en puré, como patatas fritas, al horno, con agua, como patatas fritas tipo chips, salteado a la sartén … Incluso puede comerse crudo, rallado en ensaladas. En cambio, las raíces se conservan en el frigorífico o en la bodega o en el sótano.

El rábano

El rábano es una crucífera como el nabo y el brócoli: por tanto, contiene glucosinolatos que se transforman en isotiocianatos útiles en la prevención del cáncer. También contiene valiosos antioxidantes como las antocianinas y el kaempferol, siendo ambos capaces de disminuir la formación de tumores y el crecimiento de células cancerosas. Su riqueza en vitamina C (120 mg por 100 g de rábano) y en rafanina, un compuesto con potentes propiedades antibacterianas y antisépticas, le hace muy interesante para protegerse de las primeras infecciones estacionales …

¿Cómo consumir el rábano para aprovechar sus beneficios?

Escoja rábanos firmes, muy lisos y brillantes. Haba presión sobre su carne y descarte aquellos cuya piel no resista a la presión. Consérvelos una semana como máximo en el frigorífico en una bolsa de tela, eventualmente en un recipiente lleno de agua. Sumerja los rábanos en un baño de agua helada durante media hora para que estén muy crujientes para su degustación.

La calabaza y las calabazas de invierno

Las calabazas de invierno son verduras valiosas para la salud. Contienen una colección impresionante de nutrientes (luteína, zeaxantina, betacaroteno, vitamina A, hierro, manganeso, cuero, vitamina B2, vitamina B5, vitamina B6, vitamina B9 y vitamina C) teniendo a la vez pocas calorías y mucha fibra. También se defienden bien contra el cáncer gracias a su riqueza específica en cucurbitacinas, una familia de compuestos que ralentizan el crecimiento de las células cancerosas (17).

Escoja calabazas muy firmes, sin manchas ni grietas. Consérvelas en un lugar fresco y seco, se conservan varias semanas sin problema. Sin embargo, evite meterlas en el frigorífico: es un medio demasiado húmedo para ellas.

No tire las semillas : su consumo es conocido porque alivia los síntomas relacionados con la hipertrofia benigna de próstata y los problemas de micción (ganas apremiantes, hiperactividad vesical, despertares nocturnos…). Su riqueza en ácidos grasos insaturados, en zinc y en fitoesteroles es probablemente la causa de estos beneficios (hay estudios en curso para comprender sus mecanismos de acción precisos). Para beneficiarse de éstos, se aconseja consumirlas crudas mejor que asadas (10 gramos al día), cuidando de masticarlas bien. Consérvelas en el frigorífico, ya que éstas tienen tendencia a volverse rancias rápidamente.

La manzana y la pera

Fotografía de peraLa pera y la manzana son frutas muy ricas en flavonoides y en ácidos fenólicos antioxidantes, especialmente en su piel. Contienen una gran cantidad de fibras la mayoría de las cuales son insolubles, lo que les permite mejorar el tránsito intestinal y contribuir a disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Asimismo, contienen pectina, que permite eliminar más colesterol en las heces, especialmente porque ésta está relacionada con los flavonoides presentes en el zumo. Las manzanas contienen además polifenoles específicos de los que se ha podido demostrar efectos beneficiosos en el colesterol en sangre y en la disminución de lesiones de los vasos sanguíneos.

Hoy en día, se pueden comprar todo el año, pero es en otoño cuando son más beneficiosas para la salud, porque han podido madurar en el árbol .

¿Cómo escogerlas y conservarlas?

Escójalas ecológicas: unos investigadores han mostrado que las manzanas y las peras procedentes de la agricultura ecológica poseen cantidades más elevadas de compuestos fenólicos en comparación con sus equivalentes convencionales. El cultivo ecológico permite a los manzanos y a los perales desplegar mejor sus defensas antioxidantes contra los patógenos que cuando son irrigados con pesticidas.

No obstante, no abuse de la pera: ésta contiene sorbitol y fructosa, dos tipos de azúcar que pueden provocar pequeñas enfermedades digestivas en personas sensibles en caso de consumo excesivo. Conserve sus manzanas y sus peras en un lugar fresco mejor que a temperatura ambiente, ya que éstas siguen madurando a temperatura ambiente y acaban por perder gusto. Colóquelas en el cajón de verduras del frigorífico, o dado el caso en una bolsa de tejido transpirable.

Las nueces

Fotografía de nuecesLa nuez es una fruta con cáscara que se distingue por su contenido especialmente elevado en ácidos grasos poliinsaturados (más de un 70 % de sus lípidos totales), especialmente en omega 3, cuyos efectos sobre la salud del corazón están muy demostrados. Además, ésta contiene una proporción ideal de ácidos grasos omega 3 y de ácidos grasos omega 6. La sustitución progresiva de las grasas saturadas por ácidos grasos omega 3 contribuye a fluidificar las membranas celulares y permite mejorar un número asombroso de afecciones físicas y mentales (deterioro cognitivo, trastornos del estado de ánimo, enfermedades inflamatorias, trastornos cardiovasculares…) (18-21).

La nuez también contiene ácido elágico en cantidades importantes. Se trata de un antioxidante extraordinario capaz de combatir la proliferación de ciertas células cancerosas. Ésta también contiene otros compuestos fenólicos (como el ácido gálico) que combaten la oxidación del colesterol LDL (del inglés Low-density lipoprotein – de las lipoproteínas de baja densidad) presente en la sangre, que juega un papel decisivo en la aparición de placas de ateroma que obstruyen los vasos sanguíneos.

Otra valiosa ventaja: su composición de aminoácidos . La nuez contiene mucha más arginina que las fuentes de proteínas animales. Ahora bien, a partir de este aminoácido el organismo fabrica una sustancia que favorece la dilatación de los vasos sanguíneos: el óxido nítrico. Por tanto, la nuez contribuye también a optimizar la circulación sanguínea por este medio.

¿Cómo escoger y conservar las nueces?

Aparentemente, las nueces parecen conservarse varias semanas sin problema. Eso es solo en apariencia, ya que, en realidad, su contenido de vitamina E y de omega 3 disminuye muy rápidamente, sobre todo si éstas se han comprado sin su cáscara.

Por tanto, hay que comprarlas con su cáscara y conservarlas en el frigorífico para evitar la oxidación y la rancidez de los ácidos grasos. Lo mejor es evidentemente consumirlas crudas, pero de vez en cuando puede asarlas con su cáscara en un horno a 190° C durante 20 minutos. A menos que usted no aprecie su sabor, bastante pronunciado, no retire la fina película marrón que envuelve la nuez: ¡ésta es la que concentra la mayoría de los compuestos fenólicos!

En otoño, las frutas y las verduras son quizás menos coloridas que en verano, pero sus beneficios son igualmente extraordinarios. Sólo depende de usted multiplicarlas en su plato, sin pararse a cinco al día: este valor no es más que un mínimo que hay que lograr para esperar tener buena salud.

Finalmente, conviene saber que usted puede encontrar la mayoría de los micronutrientes citados anteriormente en nuestros complementos alimenticios, a dosis claramente más elevadas que las que usted encontrará en los alimentos:

Referencias

  1. Wang M, Simon JE, et al. Analysis of antioxidative phenolic compounds in artichoke (Cynara scolymus L.). J Agric Food Chem 2003 January 29;51(3):601-8.
  2. Aggarwal BB, Shishodia S. Molecular targets of dietary agents for prevention and therapy of cancer. Biochem Pharmacol 2006 February 23.
  3. Jimenez-Monreal AM, Garcia-Diz L, et al. Influence of Cooking Methods on Antioxidant Activity of Vegetables. J Food Sci. 2009 Apr;74(3):H97-H103.
  4. Clifford, T., Howatson, G., West, D., & Stevenson, E. (2015). The Potential Benefits of Red Beetroot Supplementation in Health and Disease. Nutrients, 7(4), 2801–2822. doi:10.3390/nu7042801
  5. Ambrosone CB, McCann SE, et al. Breast cancer risk in premenopausal women is inversely associated with consumption of broccoli, a source of isothiocyanates, but is not modified by GST genotype. J Nutr 2004 May;134(5):1134-8.
  6. Jeffery EH, Jarrell V. Cruciferous vegetables and cancer prevention. In: Wildman REC, editor. Handbook of Nutraceuticals and Functional Foods.Boca Raton: CRC Press; 2001. p. 169-91.
  7. Sommerburg O, Keunen JE, et al. Fruits and vegetables that are sources for lutein and zeaxanthin: the macular pigment in human eyes. Br J Ophthalmol 1998 August;82(8):907-10.
  8. Kevers C, Falkowski M, Tabart J et al. (2007) Evolution of antioxidant capacity during storage of selected fruits and vegetables. Journal of Agricultural and Food Chemistry 55, 8596-8603.
  9. Rose P, Faulkner K, et al. 7-Methylsulfinylheptyl and 8-methylsulfinyloctyl isothiocyanates from watercresss are potent inducers of phase II enzymes. Carcinogenesis 2000 November;21(11):1983-8.
  10. Wang X et al. Phenethyl isothiocyanate sensitizes human cervical cancer cells to apoptosis induced by cisplatin. Mol Nutr Food Res. 2011. May 19. doi: 10.
  11. Miller GD, Jarvis JK, McBean LD. The importance of meeting calcium needs with foods. J Am Coll Nutr 2001 April;20(2 Suppl):168S-85S.
  12. Zeisel SH, Mar MH, et al. Concentrations of choline-containing compounds and betaine in common foods. J Nutr 2003 May;133(5):1302-7.
  13. Dubost NJ, Ou B, Beelman RB. Quantification of polyphenols and ergothioneine in cultivated mushrooms and correlation to total antioxidant capacity. Food Chemistry 2007
  14. Adachi K, Nanba H, Kuroda H. Potentiation of host-mediated antitumor activity in mice by beta glucan obtained from Grifola frondosa (maitake). Chem Pharm Bull 1987;35:262-70.
  15. Joseph S, Sabulal B, George V, Antony KR, Janardhanan KK. Antitumor and anti-inflammatory activities of polysaccharides isolated from Ganoderma lucidum. Acta Pharm. 2011 Sep 1;61(3):335-42.
  16. Chen HS, Tsai YF, Lin S, et al. Studies on the immuno-modulating and anti-tumor activities of Ganoderma lucidum (Reishi) polysaccharides. Bioorg Med Chem. Nov 1 2004;12(21):5595-5601.
  17. Garg, S., Kaul, S., & Wadhwa, R. (2017). Cucurbitacin B and cancer intervention: Chemistry, biology and mechanisms (Review). International Journal of Oncology. doi:10.3892/ijo.2017.4203
  18. D. S. D. Martin, P. Spencer, D. F. Horrobin, et M. A. Lynch, « Long-term potentiation in aged rats is restored when the age-related decrease in polyunsaturated fatty acid concentration is reversed », Prostaglandins Leukot. Essent. Fatty Acids, vol. 67, no 2 3, p. 121 130, 2002.
  19. M. Lavialle, G. Champeil-Potokar, I. Denis, P. Guesnet, F. Pifferi, et S. Vancassel, « Le DHA dans la neurotransmission », Ol. Corps Gras Lipides, vol. 14, no 1, p. 11 15, 2007.
  20. S. Hossain, M. Hashimoto, M. Katakura, T. Shimada, et O. Shido, « Mechanism of docosahexaenoic acid-induced inhibition of in vitro Aβ1-42 fibrillation and Aβ1-42- induced toxicity in SH-S5Y5 cells », J. Neurochem., vol. 111, p. 568 579, 2009.
  21. U. Gogus et C. Smith, « n-3 Omega fatty acids : a review of current knowledge », Int. J. Food Sci. Technol., vol. 45, p. 417 436, 2010
Si te ha gustado, compártelo

Commentaires

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario
Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión
Nuestra selección de artículos
¿Qué hay que hacer en caso de sufrir fatiga crónica?
¿Qué hay que hacer en caso de sufrir fatiga crónica?

Los expertos de SuperSmart se interesan hoy por la fatiga crónica. Este fenómeno, aún poco entendido y poco reconocido, no debe percibirse como algo inevitable. Por el contrario, hoy en día la clave del tratamiento de la fatiga crónica consiste principalmente en aceptar luchar. Hay que identificar las posibles causas y eliminarlas una por una.

Beneficios de las vitaminas
Beneficios de las vitaminas: funciones, fuentes... ¡todo lo que necesitas saber!

¿Conoces todas las vitaminas y todos sus beneficios? Para ayudar a verlo más claro, los expertos SuperSmart han preparado una guía completa sobre las vitaminas: definición, papeles, beneficios, fuentes, riesgos de su ausencia…

Beneficios de los complementos alimenticios
Beneficios de los complementos alimenticios: guía completa

¡La lista de beneficios de los complementos alimenticios es larguísima! Para ofrecer una visión general, los expertos de SuperSmart han preparado una pequeña guía para ti sobre los suplementos nutricionales.

Plantas medicinales chinas: ¿cuáles conviene tomar?

De hecho, la farmacopea China reúne una amplia selección de plantas medicinales y ofrece remedios naturales contra numerosos trastornos de la vida cotidiana. ¡Analizamos cinco remedios naturales!

Salud: Cinco propiedades de los cítricos

El invierno es la sesión de los cítricos. Naranja, clementina, mandarina, limón, pomelo... estas frutas aportan bonitos colores de verano, sabores acidulados y una gran variedad de virtudes para nuestra salud. Vamos a analizar las propiedades de los cítricos.

Posibles causas de la fatiga crónica

Problemas de concentración, sensación de cansancio, dolor muscular inexplicable... Analizamos cuatro causas de la fatiga crónica.

Estos productos creemos que serán de su interés

Nuevo
Daily 3®Daily 3®

La fórmula multivitamínica más completa que se pueda tomar en una sola cápsula

49.00 €(54.61 US$)
+
Daily 6®Daily 6®

Contiene 55 ingredientes. El multinutriente de muy amplio espectro para una salud óptima.

89.00 €(99.18 US$)
+
Daily 2® Timed ReleaseDaily 2® Timed Release

Fórmula multivitamínica de liberación prolongada

38.00 €(42.35 US$)
+
Liposomal Vitamin C 335 mgLiposomal Vitamin C 335 mg

Forma altamente biodisponible de vitamina C

45.00 €(50.15 US$)
+
Magnesium Orotate 500 mgMagnesium Orotate 500 mg

Una forma de magnesio de alta biodisponibilidad

34.00 €(37.89 US$)
+
Methylcobalamine 1 mgMethylcobalamine 1 mg

La forma más activa de vitamina B12, utilizada preferentemente para regenerar las neuronas.

19.00 €(21.17 US$)
+
Annatto Tocotrienols 50 mgAnnatto Tocotrienols 50 mg

Beneficioso para la salud cardiovascular. Un 90 % de delta-tocotrienoles, la forma de vitamina E con la mayor actividad biológica.

34.00 €(37.89 US$)
+
Nuevo
Arctic Plankton OilArctic Plankton Oil

El aceite de Calanus, el tesoro nutricional del Ártico para estimular la salud del corazón y combatir la inflamación

42.00 €(46.80 US$)
+
© 1997-2019 Supersmart.com® - All rights reserved
© 1997-2019 Supersmart.com®
All rights reserved
Nortonx
secure