0
es
US
WSM
222184123
Su cesta esta vacía
Menú
Hombre que come chocolate

Chocolate: ¿bueno o malo para la próstata?

A veces aclamado, a veces criticado por sus efectos sobre la próstata, el chocolate es objeto de mucho debate. ¿Qué dice realmente la ciencia?

Recordatorio: ¿qué es la próstata?

La próstata es una pequeña glándula que pertenece al aparato reproductor masculino situada debajo de la vejiga, delante del recto. Su función principal es sintetizar el líquido seminal que se mezcla con los espermatozoides durante la eyaculación (1).

Del tamaño de una nuez en los hombres jóvenes, su volumen tiende a aumentar progresivamente a partir de los 40 años... hasta que, para algunos, alcanza el tamaño de un kiwi. Cuando este aumento llega a ser demasiado grande y provoca dificultades para orinar, esto se conoce como hiperplasia benigna de próstata (HBP) (2).

Este trastorno funcional es particularmente frecuente con la edad, afectando a alrededor del 60% de los hombres mayores de 60 años y al 80-90% de los mayores de 70 años (3). Puede ir acompañado de nicturia recurrente (necesidad de orinar repetidamente por la noche) y es más propenso a cálculos urinarios (4).

Debe distinguirse del cáncer de próstata, que consiste en la proliferación de células tumorales en el tejido glandular. Causa pocos síntomas en las fases iniciales. Aunque aparece raramente antes de los 50 años, el envejecimiento, los antecedentes familiares , el origen étnico, pero también el sobrepeso y un gran tamaño en la edad adulta (signo de una mayor exposición a factores de crecimiento durante la infancia) son factores de riesgo demostrados. (5).

Chocolate y próstata: ¿qué dicen los estudios?

Antioxidantes potencialmente protectores

Los granos de cacao concentran una sinergia de polifenoles (flavonoides, catequinas, epicatequinas, proantocianidinas, etc.) cuyos beneficios para la salud humana ya han sido establecidos (6).

Por lo que respecta a la próstata, un estudio in vitro realizado en células de próstata humana reveló una inhibición del crecimiento de las líneas celulares cancerosas después de un tratamiento con extractos de polifenoles del cacao (7). Sin embargo, este efecto antiproliferativo no ha sido confirmado en líneas celulares sanas, lo que sigue planteando la cuestión de un posible beneficio preventivo.

Otro estudio, realizado esta vez en ratas, sugiere que estos mismos polifenoles pueden combatir la hiperplasia prostática provocada por el propionato de testosterona (8).

El problema de las metilxantinas

Por otra parte, el chocolate contiene cafeína y teobromina, moléculas de la familia de las metilxantinas, responsables de sus efectos estimulantes (9). Sin embargo, varios estudios científicos sugieren que estas sustancias podrían modificar la morfología y la fisiología de la próstata cuando se consumen en exceso. Así pues, es probable que la teobromina consumida en grandes cantidades aumente el riesgo de padecer cáncer de próstata.

Por ejemplo, un estudio realizado en ratas de 5 semanas de edad mostró un aumento de los niveles plasmáticos de testosterona y dihidrotestosterona, del peso de la próstata, de la proliferación del tejido epitelial y de la expresión del receptor androgénico en las tratadas con cafeína (10). En este sentido, los autores sugieren una correlación entre consumo crónico de cafeína (a partir de la pubertad) y desarrollo de hiperplasia benigna de próstata. Además, el Vidal, un famoso libro de medicina, afirma que “el chocolate agrava los síntomas de la hiperplasia benigna de próstata”.

Chocolate y salud de la próstata: ¿cuál es el veredicto?

A la vista de las contradicciones suscitadas por la composición intrínseca del chocolate, parece preferible ir a lo seguro en caso de factores de riesgo personales y problemas de próstata demostrados, moderando el consumo diario. Cabe señalar que la relación entre café y próstata plantea exactamente las mismas cuestiones de fondo.

Alimentos prohibidos para la próstata

Aunque la cuestión de la relación chocolate-próstata sigue siendo objeto de debate por algunos, las conclusiones parecen más claras en otros alimentos.

Yogur y próstata

Varios estudios epidemiológicos han observado que un consumo frecuente de productos lácteos posiblemente aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de próstata (11). Este resultado puede explicarse no sólo por su contenido de grasas saturadas y de calcio, sino también por el aumento del factor de crecimiento IGF-1 provocado por su ingesta.

La carne roja carbonizada

Aunque las carnes rojas y los embutidos están clasificados respectivamente como carcinógenos probables y probados para el ser humano, parece que cocinar a altas temperaturas, que generan aminas heterocíclicas, precipita la aparición de tumores prostáticos (12). Así que, si es un gran aficionado a la carne de vacuno, es mejor que opte por una cocción suave (al vapor, a fuego lento...).

Debe tenerse en cuenta que, para conservar una próstata sana, se recomienda encarecidamente seguir una dieta de tipo mediterráneo compuesta de frutas y verduras frescas (ajo, cebollas, crucíferas...), de fibras (legumbres, cereales integrales...) y rica en grasas buenas (aceite de oliva o de colza, aguacates, nueces, pescado azul...) (13-14).

Cuidado con el exceso de omega 6

Ingeridos en exceso, los ácidos grasos omega 6 podrían provocar una inflamación de la próstata (15). Por lo tanto, es aconsejable limitar las semillas, oleaginosas y aceites vegetales que contienen grandes cantidades de estos ácidos grasos: aceite de girasol, pepitas de uva, maíz...

Complementos para cuidar su próstata

Además de una alimentación equilibrada y un estilo de vida sano, también se puede fomentar el funcionamiento de la próstata con complementos alimenticios específicos.

Entre los vegetales más estudiados, está el sabal (Serenoa repens) que contribuye a la salud de la función urinaria en caso de agrandamiento de la próstata , o el ciruelo africano (Pygeum africanum) que contribuye a la salud de la próstata, de la vejiga y de las vías urinarias inferiores (extractos que se encuentran en sinergia en la fórmula optimizada ProstaNatural Formula, que contiene también zinc y beta-sitosterol) (16-17).

Recomendada por la ESCOP, la raíz de ortiga (presente en Nettle Root Formula) también contribuye a una buena salud prostática, especialmente por su capacidad de inhibir la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona, mecanismo clave en la aparición de la próstata hipertrófica (18).

La próstata es especialmente vulnerable al estrés oxidativo. Se cree que el licopeno, un carotenoide abundante en el tomate cocido, la sandía, el pomelo y las semillas de granada, ofrece una acción protectora a nivel celular. (el complemento Lycopene estandarizado a un 10% utiliza un proceso patentado de microencapsulación para maximizar su biodisponibilidad) (19).

Por último, no podemos dejar de mencionar las semillas de calabaza. Fuente de fitoesteroles y de zinc (que contribuye a mantener niveles normales de testosterona en la sangre), la semilla de calabaza ha sido objeto de numerosos estudios sobre los problemas asociados al volumen prostático, a las molestias urinarias y a las dificultades para orinar (el complemento Pumpkin Seed Oil combina su aceite con vitamina E para una conservación óptima) (20).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. Singh O, Bolla SR. Anatomy, Abdomen and Pelvis, Prostate. [Updated 2022 Jul 25]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK540987/
  2. Ng M, Baradhi KM. Benign Prostatic Hyperplasia. [Updated 2022 Aug 8]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK558920/
  3. Ng M, Baradhi KM. Benign Prostatic Hyperplasia. 2022 Aug 8. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan–. PMID: 32644346.
  4. Hyun JS. Clinical Significance of Prostatic Calculi: A Review. World J Mens Health. 2018 Jan;36(1):15-21. doi: 10.5534/wjmh.17018. Epub 2017 Sep 25. PMID: 29076299; PMCID: PMC5756803.
  5. Leslie SW, Soon-Sutton TL, R I A, et al. Prostate Cancer. [Updated 2023 May 30]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2023 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470550/
  6. Andújar I, Recio MC, Giner RM, Ríos JL. Cocoa polyphenols and their potential benefits for human health. Oxid Med Cell Longev. 2012;2012:906252. doi: 10.1155/2012/906252. Epub 2012 Oct 24. PMID: 23150750; PMCID: PMC3488419.
  7. Jourdain C, Tenca G, Deguercy A, Troplin P, Poelman D. In-vitro effects of polyphenols from cocoa and beta-sitosterol on the growth of human prostate cancer and normal cells. Eur J Cancer Prev. 2006 Aug;15(4):353-61. doi: 10.1097/00008469-200608000-00009. PMID: 16835506.
  8. Bisson JF, Hidalgo S, Rozan P, Messaoudi M. Therapeutic effect of ACTICOA powder, a cocoa polyphenolic extract, on experimentally induced prostate hyperplasia in Wistar-Unilever rats. J Med Food. 2007 Dec;10(4):628-35. doi: 10.1089/jmf.2006.242. PMID: 18158833.
  9. Martínez-Pinilla E, Oñatibia-Astibia A, Franco R. The relevance of theobromine for the beneficial effects of cocoa consumption. Front Pharmacol. 2015 Feb 20;6:30. doi: 10.3389/fphar.2015.00030. PMID: 25750625; PMCID: PMC4335269.
  10. Bisson JF, Hidalgo S, Rozan P, Messaoudi M. Therapeutic effect of ACTICOA powder, a cocoa polyphenolic extract, on experimentally induced prostate hyperplasia in Wistar-Unilever rats. J Med Food. 2007 Dec;10(4):628-35. doi: 10.1089/jmf.2006.242. PMID: 18158833.
  11. Sargsyan A, Dubasi HB. Milk Consumption and Prostate Cancer: A Systematic Review. World J Mens Health. 2021 Jul;39(3):419-428. doi: 10.5534/wjmh.200051. Epub 2020 Jul 27. PMID: 32777868; PMCID: PMC8255404.
  12. Sander A, Linseisen J, Rohrmann S. Intake of heterocyclic aromatic amines and the risk of prostate cancer in the EPIC-Heidelberg cohort. Cancer Causes Control. 2011 Jan;22(1):109-14. doi: 10.1007/s10552-010-9680-9. Epub 2010 Nov 20. PMID: 21103922.
  13. Castelló A, Boldo E, Amiano P, Castaño-Vinyals G, Aragonés N, Gómez-Acebo I, Peiró R, Jimenez-Moleón JJ, Alguacil J, Tardón A, Cecchini L, Lope V, Dierssen-Sotos T, Mengual L, Kogevinas M, Pollán M, Pérez-Gómez B; MCC-Spain Researchers. Mediterranean Dietary Pattern is Associated with Low Risk of Aggressive Prostate Cancer: MCC-Spain Study. J Urol. 2018 Feb;199(2):430-437. doi: 10.1016/j.juro.2017.08.087. Epub 2017 Aug 23. PMID: 28842246.
  14. Capurso C, Vendemiale G. The Mediterranean Diet Reduces the Risk and Mortality of the Prostate Cancer: A Narrative Review. Front Nutr. 2017 Aug 24;4:38. doi: 10.3389/fnut.2017.00038. PMID: 28884114; PMCID: PMC5573712.
  15. Kelavkar UP, Hutzley J, Dhir R, Kim P, Allen KG, McHugh K. Prostate tumor growth and recurrence can be modulated by the omega-6:omega-3 ratio in diet: athymic mouse xenograft model simulating radical prostatectomy. 2006 Feb;8(2):112-24. doi: 10.1593/neo.05637. PMID: 16611404; PMCID: PMC1578514.
  16. Kwon Y. Use of saw palmetto (Serenoa repens) extract for benign prostatic hyperplasia. Food Sci Biotechnol. 2019 Apr 17;28(6):1599-1606. doi: 10.1007/s10068-019-00605-9. PMID: 31807332; PMCID: PMC6859144.
  17. Wilt T, Ishani A, Mac Donald R, Rutks I, Stark G. Pygeum africanum for benign prostatic hyperplasia. Cochrane Database Syst Rev. 2002;1998(1):CD001044. doi: 10.1002/14651858.CD001044. PMID: 11869585; PMCID: PMC7032619.
  18. Ghorbanibirgani A, Khalili A, Zamani L. The efficacy of stinging nettle (urtica dioica) in patients with benign prostatic hyperplasia: a randomized double-blind study in 100 patients. Iran Red Crescent Med J. 2013 Jan;15(1):9-10. doi: 10.5812/ircmj.2386. Epub 2013 Jan 5. PMID: 23487561; PMCID: PMC3589769.
  19. Chen P, Zhang W, Wang X, Zhao K, Negi DS, Zhuo L, Qi M, Wang X, Zhang X. Lycopene and Risk of Prostate Cancer: A Systematic Review and Meta-Analysis. Medicine (Baltimore). 2015 Aug;94(33):e1260. doi: 10.1097/MD.0000000000001260. PMID: 26287411; PMCID: PMC4616444.
  20. Damiano R, Cai T, Fornara P, Franzese CA, Leonardi R, Mirone V. The role of Cucurbita pepo in the management of patients affected by lower urinary tract symptoms due to benign prostatic hyperplasia: A narrative review. Arch Ital Urol Androl. 2016 Jul 4;88(2):136-43. doi: 10.4081/aiua.2016.2.136. PMID: 27377091.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita