0
es
US
WSM
222897282
Su cesta esta vacía
Menú
Mujer que padece una infección urinaria

¿Qué probiótico es adecuado para las infecciones urinarias?

Dado que se prevé que el 50% de las mujeres sufran al menos un episodio de infección urinaria a lo largo de su vida, cada vez más personas recurren a los probióticos en caso de infección del tracto urinario (ITU). Pero, ¿son eficaces? ¿Cómo puede cuidar su vulva y su vagina?

Infección urinaria, cistitis: una afección predominantemente femenina

Las causas de la cistitis

La cistitis es una inflamación de la vejiga que suele estar provocada por una infección bacteriana. La bacteria más frecuentemente implicada en esta afección es Escherichia Coli, presente de forma natural en el sistema digestivo, especialmente en el recto y el colon.

La cistitis se produce cuando bacterias Escherichia Coli presentes de forma natural en el colon y el recto migran hacia las partes genitales y suben por la uretra antes de depositarse en la pared de la vejiga. Allí, las bacterias colonizan el entorno, provocando la infección urinaria (1).

Infección urinaria: síntomas

La infección urinaria se manifiesta por diversos síntomas especialmente molestos (2):

  • ardor y dolor al orinar;
  • sensación de peso o dolor en el bajo vientre;
  • necesidad urgente de orinar combinada con una micción débil;
  • orina turbia y/o maloliente, incluso con restos de sangre.

Aunque no suelen ser graves, las infecciones urinarias pueden provocar complicaciones, sobre todo en los riñones, cuando las bacterias patógenas ascienden por el uréter hasta colonizar los riñones: es lo que se conoce como pielonefritis.

¿Por qué la cistitis afecta sobre todo a las mujeres?

Las mujeres tienen una uretra de menor longitud que los hombres. Esta longitud corta facilita la introducción anormal de bacterias en la vejiga a través de este canal.

Además, la proximidad entre el ano y la vagina favorece la colonización por bacterias: estas últimas migran a través del biofilm hidrolipídico entre el ano y la vagina y contaminan la uretra.

Por otra parte, durante el embarazo pero también debido a la menopausia, los cambios hormonales en las mujeres pueden provocar la estasis urinaria (y por tanto una micción incompleta), que a su vez favorece el desarrollo de bacterias patógenas en la vejiga (ya que normalmente se eliminan al orinar) (3-4).

Por último, durante las relaciones sexuales, el orificio de la uretra está especialmente expuesto a los agentes patógenos y puede contaminarse, provocando infecciones urinarias.

Tratamientos de las infecciones urinarias

Antibióticos

Como la infección urinaria está causada por la bacteria Escherichia Coli, el único tratamiento recomendado por las autoridades sanitarias es el antibiótico, a menudo una sola dosis, que permite que los síntomas de la cistitis desaparezcan en pocos días (5).

Hidratación ante todo

También se recomienda hidratarse adecuadamente: beber mucho permite orinar a menudo, lo que permite evacuar las bacterias patógenas de la vejiga.

Teniendo esto en cuenta, algunos médicos pueden recomendar el consumo de plantas diuréticas para aumentar el volumen de orina (diente de león, cola de caballo, bardana, etc.).

Arándano rojo, equinácea y anís verde: usos tradicionales

El arándano rojo (también conocido por su nombre inglés: cranberry) es una baya ácida, estrella de la cocina de Norteamérica, que crece en las turberas y que se ha hecho muy popular en los últimos años. Rico en antioxidantes y vitamina C, el arándano rojo suele considerarse un superalimento.

Pero el arándano rojo es conocido sobre todo por prevenir la aparición de la cistitis, especialmente debido a su riqueza en proantocianidinas, unos polifenoles que se cree que impiden que E.Coli se adhiera a la pared de la vejiga. Sin embargo, esta reputación no está validada actualmente por la EFSA. (6).

Además, la OMS reconoce el uso tradicional de otras plantas para aliviar o prevenir las infecciones urinarias: equinácea y anís verde especialmente, debido a sus propiedades inmunoestimulantes o antibacterianas. También existen otros remedios naturales contra la cistitis o de forma más general excelentes productos naturales para el bienestar urinario (como la fórmula sinérgica Complete Uricare).

¿Probióticos contra la infección urinaria?

Entonces, ¿qué podemos pensar de la capacidad de los probióticos para actuar contra las infecciones del tracto urinario?

En primer lugar, algunos estudios tienden a demostrar la existencia de una flora urinaria (7) (es decir, una microbiota contenida en la vejiga). La existencia de la microbiota vaginal (también conocida como flora vaginal), por su parte, ya ha sido ampliamente demostrada.

Algunas cepas de lactobacilos han demostrado resultados alentadores en la prevención de las infecciones urinarias, en particular Lactobacillus rhamnosus GR-1 y Lactobacillus reuteri RC-14, tanto si los probióticos son administrados por vía oral como por vía intravaginal (8). Una cepa que pertenece a esta primera especie de microorganismos se encuentra en la fórmula sinérgica Vaginal Health, dedicada al equilibrio de la flora vaginal.

Varios estudios realizados sobre Lactobacillus crispatus también muestran que su administración en forma de supositorio vaginal se asocia a una reducción de las infecciones urinarias recurrentes en mujeres premenopáusicas (9-10).

Sin embargo, hay que esperar a los resultados de estudios más amplios para tener una idea clara de los efectos de los probióticos en la vejiga. También existe otra razón importante para utilizar probióticos en caso de infección urinaria...

Probióticos: para la microbiota intestinal después de una infección urinaria

Las personas propensas a padecer cistitis suelen sufrir varios episodios a lo largo del año. Como consecuencia, pueden someterse a varios tratamientos con antibióticos. Sin embargo, se ha demostrado que los tratamientos con antibióticos pueden tener un efecto muy perjudicial en la microbiota intestinal (11).

En este contexto, los probióticos permiten contribuir a mantener una microbiota intestinal normal durante y sobre todo después de un tratamiento antibiótico seguido para combatir la cistitis (12): pensamos en los probióticos Probio Forte o en Full Spectrum Probiotic Formula (que contiene, entre otras cosas, microorganismos de la especie Lactobacillus crispatus).

Cuidar su vulva y su vagina: algunos consejos

Además de los tratamientos curativos, hay algunas cosas que puede hacer para prevenir las infecciones urinarias. Éstas se refieren principalmente a la buena salud de la vulva y la vagina.

¡La higiene íntima en 6 puntos claves!

  1. Se recomienda una limpieza íntima al menos una vez al día y no más de dos veces al día : un lavado demasiado intensivo de la vulva puede producir una sequedad que favorece las infecciones.
  2. También se recomienda usar para ello un producto adaptado, suave, pero no jabón de Marsella, demasiado agresivo, ni ningún otro producto “exótico”.
  3. la vagina es “autolimpiable”, gracias precisamente a su flora. Por lo tanto, en ningún caso debe dirigir el chorro de la ducha hacia el interior de la vagina, para evitar "lavar" la flora vaginal.
  4. Para evacuar los posibles agentes patógenos de la uretra, se recomienda orinar después de un acto sexual.
  5. Por último, después de ir al baño, conviene limpiarse de delante hacia atrás para evitar introducir bacterias en la vulva.
  6. No realizar absolutamente nunca una penetración vaginal DESPUÉS de una penetración anal, sin limpiar previamente el objeto introducido: tal práctica contamina inevitablemente la uretra y la vagina con bacterias patógenas.

Además, como la flora vaginal está compuesta especialmente por Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus salivarus, Lactobacillus casei, Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis, muchas mujeres toman regularmente fórmulas probióticas que incorporan estos microorganismos (como Vaginal Health) para cuidar su microbiota vaginal (13).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. RONALD, A. R. et PATTULLO, A. L. The natural history of urinary infection in adults. The Medical clinics of North America, 1991, vol. 75, no 2, p. 299-312.
  2. NICOLLE, Lindsay E. Urinary tract infection. Infectious Disease in the Aging: A Clinical Handbook, 2009, p. 165-180.
  3. PERROTTA, Carla, AZNAR, Mireya, MEJIA, Raul, et al.Oestrogens for preventing recurrent urinary tract infection in postmenopausal women. Cochrane database of systematic reviews, 2008, no 2.
  4. LUCAS, MICHAEL J. et CUNNINGHAM, F. Gary. Urinary infection in pregnancy. Clinical obstetrics and gynecology, 1993, vol. 36, no 4, p. 855-868.
  5. https://www.vidal.fr/maladies/reins-voies-urinaires/infection-urinaire-cystite/traitements.html
  6. GALLIEN, Philippe, AMARENCO, Gérard, BENOIT, Nicolas, et al.Cranberry versus placebo in the prevention of urinary infections in multiple sclerosis: a multicenter, randomized, placebo-controlled, double-blind trial. Multiple Sclerosis Journal, 2014, vol. 20, no 9, p. 1252-1259.
  7. BRUBAKER, Linda et WOLFE, Alan J. The female urinary microbiota, urinary health and common urinary disorders. Annals of translational medicine, 2017, vol. 5, no 2.
  8. Falagas ME, Betsi GI, Tokas T, Athanasiou S. Probiotics for prevention of recurrent urinary tract infections in women: a review of the evidence from microbiological and clinical studies. Drugs. 2006;66(9):1253-61. doi: 10.2165/00003495-200666090-00007. PMID: 16827601.
  9. Uehara S, Monden K, Nomoto K, Seno Y, Kariyama R, Kumon H. A pilot study evaluating the safety and effectiveness of Lactobacillus vaginal suppositories in patients with recurrent urinary tract infection. Int J Antimicrob Agents. 2006 Aug;28 Suppl 1:S30-4. doi: 10.1016/j.ijantimicag.2006.05.008. Epub 2006 Jul 20. PMID: 16859900.
  10. Stapleton AE, Au-Yeung M, Hooton TM, Fredricks DN, Roberts PL, Czaja CA, Yarova-Yarovaya Y, Fiedler T, Cox M, Stamm WE. Randomized, placebo-controlled phase 2 trial of a Lactobacillus crispatus probiotic given intravaginally for prevention of recurrent urinary tract infection. Clin Infect Dis. 2011 May;52(10):1212-7. doi: 10.1093/cid/cir183. Epub 2011 Apr 14. PMID: 21498386; PMCID: PMC3079401.
  11. MODI, Sheetal R., COLLINS, James J., RELMAN, David A., et al.Antibiotics and the gut microbiota. The Journal of clinical investigation, 2014, vol. 124, no 10, p. 4212-4218.
  12. BUTEL, M.-J. Probiotics, gut microbiota and health. Médecine et maladies infectieuses, 2014, vol. 44, no 1, p. 1-8.
  13. WITKIN, Steven S. et LINHARES, Iara M. Why do lactobacilli dominate the human vaginal microbiota?. BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology, 2017, vol. 124, no 4, p. 606-611.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita