0
es
US
WSM
222670621
Su cesta esta vacía
Menú
Probióticos contra el estreñimiento

¿Qué probióticos son adecuados para el estreñimiento?

Muchos estudios destacan los beneficios de los probióticos para ayudar a prevenir o a reducir el estreñimiento. ¿Pero qué probióticos elegir exactamente?

Estreñimiento y una microbiota intestinal desequilibrada: ¿un círculo vicioso?

Cuando la microbiota entra en disbiosis

Analizada desde hace varios años por su impacto en la salud general y en varias patologías, la microbiota intestinal es un órgano fundamental para el organismo.

Compuesta por trillones de bacterias, única y específica de cada individuo, como las huellas dactilares, la microbiota se forma muy pronto en el desarrollo, desde los primeros meses después del nacimiento, para lograr un equilibrio simbiótico (1).

Los problemas surgen cuando este equilibrio de la flora intestinal se altera, es decir, cuando faltan ciertas bacterias o, por el contrario, proliferan otras. Esto se conoce como disbiosis si las alteraciones de la microbiota son la causa de las enfermedades digestivas y extradigestivas.

Definición de estreñimiento

El estreñimiento, por su parte, es un trastorno gastrointestinal caracterizado por dificultades para evacuar las heces, deposiciones menos frecuentes o sensación de evacuación incompleta. Puede deberse a la falta de fibra, agua, actividad física, etc.

A menudo se asocia a un aumento de la producción de gas o a una sensación de hinchazón, causada en particular por un aumento de la fermentación bacteriana.

Para ser caracterizado como “crónico”, el estreñimiento generalmente debe extenderse a lo largo de varios meses.

Disbiosis y estreñimiento crónico bien podrían influirse mutuamente

Como era de esperar, los estudios han demostrado que las personas que sufren estreñimiento crónico suelen tener disbiosis, es decir, una microbiota intestinal alterada (2). ¡Pero es difícil saber cuál de las dos es la causa de la otra!

Los conocimientos científicos actuales sugieren que los dos fenómenos se influyen mutuamente, creando un ciclo en el que:

  • La disbiosis agrava el estreñimiento (el desequilibrio de la microbiota afecta a la motilidad intestinal o a la absorción de nutrientes).
  • Y el estreñimiento agrava la disbiosis (el estreñimiento ralentiza el tránsito intestinal, lo que puede alterar el entorno intestinal y la composición de su microbiota).

Probióticos y microbiota

Según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se denominan probióticos los complementos alimenticios compuestos por “microorganismos vivos que confieren un beneficio para la salud cuando se consumen en cantidades adecuadas” (3).

De hecho, los probióticos se componen de las mismas bacterias que las presentes en la microbiota. Son utilizadas para contribuir al equilibrio de la microbiota intestinal (4).

Esta es la razón por la que muchos estudios pretenden evaluar la eficacia de los probióticos, y en particular de ciertas cepas, en el tratamiento del estreñimiento crónico.

¿Qué probióticos tomar para el estreñimiento y la hinchazón intestinal?

Gran interés por Bifidobacterium longum

Un metaanálisis de 2017, basado en 9 ensayos aleatorizados controlados con placebo, sugiere que la administración de probióticos alivia de forma significativa el estreñimiento y la hinchazón intestinal en las personas mayores (entre un 10 y un 40 % de los casos en relación en comparación con los controles con placebo en los que no se administraron probióticos).

La especie bacteriana más probada fue Bifidobacterium longum (que se encuentra como complemento único en Bifidobacterium longum pero también en sinergia con otras bacterias en la fórmula probiótica Colon Friendly) (5).

Los beneficios potenciales de Bifidobacterium lactis contra el estreñimiento

Otro metaanálisis de 2010, basado en 5 ensayos aleatorizados controlados con placebo y casi 400 pacientes, destaca otras especies probióticas (6):

  • Para el estreñimiento en adultos, los datos sugieren el efecto favorable de un tratamiento con Bifidobacterium lactis, Lactobacillus casei Shirota y Escherichia coliNissle 1917 en la frecuencia de las defecaciones y la consistencia de las heces. Puede encontrar Bifidobacterium lactis en sinergia con otras especies de "bacterias buenas" en ciertas fórmulas probióticas (por ejemplo Probio Forte).
  • Para el estreñimiento en niños, casei rhamnosus ha mostrado un efecto beneficioso.

Algunas precisiones sobre el estudio de los probióticos para el estreñimiento

Sin embargo, hay que tener cuidado al interpretar estos informes debido a la heterogeneidad de los estudios, las poblaciones implicadas y el riesgo de sesgo. En consecuencia, todos los investigadores sugieren que se necesitan más ensayos controlados con placebo para determinar las cepas, las dosis y la duración óptima de la ingesta. Sin embargo, en el análisis final, la mayoría de los estudios coinciden en los beneficios potenciales de los probióticos para el estreñimiento.

Probióticos para el síndrome de intestino irritable, que puede combinar estreñimiento y diarrea

Información general sobre el síndrome de intestino irritable (SII)

También hay que mencionar el síndrome de intestino irritable o colon irritable, que puede provocar estreñimiento, diarrea o una combinación de estos dos trastornos digestivos. Este síndrome (que parece estar aumentando con el tiempo, sobre todo en el mundo occidental) ha despertado un gran interés en la medicina desde hace varios años.

Una ventaja para los probióticos multicepas

Un metaanálisis de 2015, basado en 15 ensayos clínicos y casi 1.800 pacientes, sugiere unos efectos beneficiosos de los probióticos para esta patología. El estudio concluye que los probióticos reducen el dolor y la gravedad de los síntomas del síndrome de intestino irritable, en comparación con un placebo (7).

Otro metaanálisis concluye por su parte que son en particular los probióticos multicepas de alta concentración (como Full Spectrum Probiotic Formula, que contiene 20 cepas ultra dosificadas a 36.000 millones de UFC al día) los que, al modular la microbiota intestinal, podrían ser eficaces para el SII (8).

Levadura Saccharomyces boulardii y SII

Un metaanálisis de 2010 de 31 ensayos aleatorizados controlados con placebo en los que participaron más de 5.000 pacientes descubrió que la levadura Saccharomyces boulardii tiene una eficacia terapéutica potencial para la prevención de la diarrea inducida por antibióticos, pero también un gran potencial para el tratamiento del SII en general (y síntomas asociados como el estreñimiento) (9).

Este probiótico también está disponible en forma de complemento alimenticio (cf. Saccharomyces Boulardii).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. CARDING, Simon, VERBEKE, Kristin, VIPOND, Daniel T., et al. Dysbiosis of the gut microbiota in disease. Microbial ecology in health and disease, 2015, vol. 26, no 1, p. 26191.
  2. OHKUSA, Toshifumi, KOIDO, Shigeo, NISHIKAWA, Yuriko, et al. Gut microbiota and chronic constipation: a review and update. Frontiers in medicine, 2019, vol. 6, p. 19.
  3. MORELLI, Lorenzo et CAPURSO, Lucio. FAO/WHO guidelines on probiotics: 10 years later. Journal of clinical gastroenterology, 2012, vol. 46, p. S1-S2.
  4. BUTEL, M.-J. Probiotics, gut microbiota and health. Médecine et maladies infectieuses, 2014, vol. 44, no 1, p. 1-8.
  5. MARTÍNEZ-MARTÍNEZ, Maria Isabel, CALABUIG-TOLSÁ, Raquel, et CAULI, Omar. The effect of probiotics as a treatment for constipation in elderly people: a systematic review. Archives of Gerontology and Geriatrics, 2017, vol. 71, p. 142-149.
  6. CHMIELEWSKA, Anna et SZAJEWSKA, Hania. Systematic review of randomised controlled trials: probiotics for functional constipation. World journal of gastroenterology: WJG, 2010, vol. 16, no 1, p. 69.
  7. DIDARI, Tina, MOZAFFARI, Shilan, NIKFAR, Shekoufeh, et al. Effectiveness of probiotics in irritable bowel syndrome: Updated systematic review with meta-analysis. World journal of gastroenterology: WJG, 2015, vol. 21, no 10, p. 3072.
  8. BRANDT, Lawrence J., CHEY, William D., FOXX-ORENSTEIN, Amy E., et al. American college of gastroenterology task force on irritable bowel syndrome. Am J Gastroenterol, 2009, vol. 104, no Suppl 1, p. S1-S35.
  9. MCFARLAND, Lynne V. Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients. World journal of gastroenterology: WJG, 2010, vol. 16, no 18, p. 2202.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita