0
es
US
WSM
222524058
Su cesta esta vacía
Menú
Dolor articular debido a deficiencias

¿Qué deficiencias provocan dolores articulares?

Varios estudios sugieren que ciertas deficiencias de nutrientes pueden causar dolor articular en tobillos, rodillas, muñecas y otros lugares. Averigüe cuáles.

Dolores articulares: tobillos, rodillas y muñecas son los más afectados

Los dolores articulares están muy extendidos en el mundo. Como ejemplo, en un estudio realizado en Europa en 2016, un 93 % de los encuestados ya había sufrido dolor articular y 1 de cada 2 lo padecía en el momento de la encuesta (1).

Los dolores articulares afectan generalmente a los tobillos, las rodillas y las muñecas. Sin embargo, también puede afectar, entre otras cosas, a la parte central del esqueleto (columna vertebral o pelvis).

¿Qué enfermedades provocan dolores articulares?

Los dolores articulares pueden estar provocados por muchos trastornos y enfermedades. En la mayoría de los casos se deben a la artrosis, una enfermedad degenerativa de las articulaciones caracterizada por la degradación del cartílago. Este trastorno es mucho más frecuente en las personas mayores, debido al desgaste natural del cartílago, así como en personas con sobrepeso, deportistas y mujeres después de la menopausia.

Los dolores articulares también pueden deberse a la artritis, una inflamación de la articulación. Aguda o crónica, puede deberse a una infección vírica o a un ataque de gota (hiperuricemia), a un traumatismo o a una inflamación de los tejidos periféricos de la articulación, como los tendones y los ligamentos. (2).

Entre las otras causas de trastornos articulares, cabe citar las heridas, las infecciones y los factores genéticos, así como las deficiencias nutricionales. Estos son sólo algunos de los factores que pueden amplificar o incluso provocar algunos de los trastornos que causan dolor articular.

Dolores articulares y deficiencias de nutrientes

La deficiencia de vitamina D, correlacionada con la artritis

Para empezar, varios estudios han demostrado que una deficiencia de vitamina D está asociada a una agravación de la artritis (3). De hecho, se cree que la vitamina D interviene en la absorción del calcio, la salud ósea y la modulación de la inflamación.

Otros estudios sugieren que la suplementación con vitamina D podría reducir los efectos incapacitantes del dolor articular (4).

Por ello, muchas personas optan por la administración sistemática de suplementos de vitamina D en caso de dolores articulares (por ejemplo, tomando Vitamin D3 5000 UI).

Los omega 3, ¿aliados contra el dolor?

Una deficiencia de omega 3, por su parte, también puede agravar la inflamación en las articulaciones, aumentando el dolor, sobre todo en afecciones como la artritis reumatoide.

Varios investigadores han sostenido que los omega 3 podrían tener propiedades antiinflamatorias útiles en caso de problemas articulares (cf. Super Omega 3).

Los efectos de la deficiencia de magnesio en las articulaciones

La deficiencia de magnesio, por su parte, es bien conocida por provocar molestias articulares. Esta deficiencia provoca espasmos musculares, un aumento de la inflamación y una perturbación de la función nerviosa.

Para compensar posibles deficiencias y contribuir al funcionamiento normal de sus sistemas muscular, óseo y nervioso, opte por un complemento alimenticio de magnesio de calidad (por ejemplo OptiMag, que reúne 8 formas altamente biodisponibles de magnesio).

El papel de la vitamina C en el colágeno, componente clave del cartílago

Varios estudios sugieren que una deficiencia de vitamina C está asociada a dolores musculoesqueléticos y a dolor vertebral.

De hecho, la vitamina C contribuye a la formación normal del colágeno, También contribuye al funcionamiento normal de huesos y cartílagos. De hecho, el colágeno es una proteína que garantiza la cohesión, la elasticidad y la regeneración de los tejidos y representa el 67 % del peso seco del cartílago , a menudo implicado en el dolor articular. (5).

Un metaanálisis estima también que la administración de vitamina C a pacientes que sufren dolor crónico localizado podría reducir los síntomas. Según el mismo estudio, la vitamina C tiene efectos analgésicos (6).

Por eso, en caso de dolor articular, puede valer la pena hacer una cura de vitamina C (como Liposomal Vitamin C). Muchas personas que sufren este tipo de molestias y dolores también recurren directamente a complementos alimenticios de colágeno (como UC II®, la única forma patentada de colágeno de tipo 2 no desnaturalizado).

Falta de vitamina B12, homocisteína e inflamación

Por último, la mayoría de los estudios coinciden en que el dolor articular, en particular el asociado a la artritis reumatoide, está directamente correlacionado con niveles elevados de homocisteína, un aminoácido proinflamatorio (7).

Sin embargo, estos altos niveles de homocisteína responsables del dolor articular también están correlacionados con una deficiencia de vitamina B12, en particular en las personas mayores (8).

Otros estudios también han demostrado que la suplementación con vitamina B12 puede reducir los niveles de homocisteína (9). Además, la vitamina B12 es importante para la salud nerviosa, y su deficiencia puede afectar a los nervios alrededor de las articulaciones.

Por eso a algunas personas les gusta hacer una cura de vitamina B12 (Methylcobalamine) cuando sufren dolores articulares.

Dos sustancias endógenas importantes para el funcionamiento de las articulaciones

Las investigaciones también han identificado dos sustancias endógenas fundamentales para el funcionamiento normal de las articulaciones (10):

  • La glucosamina, un precursor en la formación del cartílago y un componente del líquido sinovial, el “lubricante” de las articulaciones (cf. NAG).
  • Y el sulfato de condroitina, otro componente esencial del cartílago (cf. Chondroitin Sulfate 95%).

Con la edad o como consecuencia de ciertas condiciones patológicas, la producción de glucosamina y condroitina puede empezar a disminuir. Esta disminución contribuye al desgaste del cartílago y favorece la artrosis.

Por tanto, muchas personas que sufren dolores articulares hacen curas de glucosamina y de sulfato de condroitina en forma de complementos alimenticios (que también pueden encontrarse en sinergia en una fórmula como Joint Support Formula).

Dolores articulares y menopausia: lo que debe saber

¿Sabía que además de los síntomas clásicos (sofocos, fatiga, sequedad vaginal, etc.), la menopausia va a menudo acompañada de dolores articulares?

Estos dolores están provocados por la pérdida de densidad ósea y la disminución de la masa muscular, ellas mismas inducidas por los cambios hormonales que se producen en el organismo de las mujeres en la época de la menopausia. Y más aún porque las células situadas en las articulaciones, los condrocitos, tienen receptores sensibles a los estrógenos. Por lo tanto, la carencia de estrógenos también genera una hipersensibilidad al dolor de las articulaciones (11).

Para hacer frente a los dolores articulares asociados a la menopausia, los médicos suelen recomendar una actividad física regular para mantener la masa muscular, la densidad ósea, las articulaciones y los tendones.

Remedios de la abuela contra los dolores articulares

Entre los remedios de la abuela eficaces contra los dolores articulares, se encuentran los masajes de las articulaciones dolorosas con el uso de cremas específicas (como Smart Joints Cream, que contienen eucalipto en particular).

Otro remedio natural reconocido por tratar los dolores articulares, la resina de Boswellia serrata (un árbol que crece en zonas áridas y montañosas) se utiliza desde hace miles de años en la medicina ayurvédica.

De hecho, la resina de este árbol contiene ácidos boswélicos, en particular el AKBA y el KBA, que, según han demostrado los estudios, tienen propiedades analgésicas y antiinflamatorias. Esto se consigue inhibiendo la enzima proinflamatoria 5-lipoxigenasa, así como la enzima MMP-3, responsable de la degradación del colágeno y otras moléculas implicadas en la función articular, e inhibiendo la vía NF-KB, implicada en la reacción inflamatoria (12). Por lo tanto, se sabe que la Boswellia favorece el bienestar articular y está disponible en forma de complemento (como Super Boswellia, estandarizado a un 20 % de AKBA).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. https://presse.inserm.fr/1-francais-sur-2-souffre-de-douleurs-articulaires/25303/
  2. https://www.msdmanuals.com/fr/accueil/troubles-osseux,-articulaires-et-musculaires/sympt%C3%B4mes-des-troubles-musculosquelettiques/douleurs-articulaires-plusieurs-articulations
  3. ISHIKAWA, Larissa Lumi Watanabe, COLAVITE, Priscila Maria, FRAGA-SILVA, Thais Fernanda de Campos, et al.Vitamin D deficiency and rheumatoid arthritis. Clinical reviews in allergy & immunology, 2017, vol. 52, p. 373-388.
  4. KHAN, Qamar J., REDDY, Pavan S., KIMLER, Bruce F., et al.Effect of vitamin D supplementation on serum 25-hydroxy vitamin D levels, joint pain, and fatigue in women starting adjuvant letrozole treatment for breast cancer. Breast cancer research and treatment, 2010, vol. 119, p. 111-118.
  5. DEPHILLIPO, Nicholas N., AMAN, Zachary S., KENNEDY, Mitchell I., et al.Efficacy of vitamin C supplementation on collagen synthesis and oxidative stress after musculoskeletal injuries: a systematic review. Orthopaedic journal of sports medicine, 2018, vol. 6, no 10, p. 2325967118804544.
  6. CARR, Anitra C. et MCCALL, Cate. The role of vitamin C in the treatment of pain: new insights. Journal of translational medicine, 2017, vol. 15, p. 1-14.
  7. ROUBENOFF, Ronenn, DELLARIPA, Paul, NADEAU, Marie R., et al.Abnormal homocysteine metabolism in rheumatoid arthritis. Arthritis & Rheumatism: Official Journal of the American College of Rheumatology, 1997, vol. 40, no 4, p. 718-722.
  8. HONG, Haofeng, CHEN, Longting, ZHONG, Yiming, et al.Associations of Homocysteine, Folate, and Vitamin B12 with Osteoarthritis: A Mendelian Randomization Study. Nutrients, 2023, vol. 15, no 7, p. 1636.
  9. MASON, Joel B. et MILLER, Joshua W. The effects of vitamins B12, B6, and folate on blood homocysteine levels. Annals of the New York Academy of Sciences, 1992, vol. 669, p. 197-203; discussion 203.
  10. KELLY, Gregory S. The role of glucosamine sulfate and chondroitin sulfates in the treatment of degenerative joint disease. Alternative Medicine Review: A Journal of Clinical Therapeutic, 1998, vol. 3, no 1, p. 27-39.
  11. FENTON, Anna et PANAY, Nick. Estrogen, menopause and joints. Climacteric, 2016, vol. 19, no 2, p. 107-108.
  12. KIMMATKAR, N., THAWANI, V., HINGORANI, L., et al.Efficacy and tolerability of Boswellia serrata extract in treatment of osteoarthritis of knee–a randomized double blind placebo controlled trial. Phytomedicine, 2003, vol. 10, no 1, p. 3-7.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita