0
es
US
WSM
222901370
Su cesta esta vacía
Menú
Mujer que sigue la dieta Seignalet

Dieta Seignalet o hipotóxica: principios y beneficios

Desarrollada por el Dr. Jean Seignalet en los años 90, la dieta Seignalet, también conocida como dieta hipotóxica, ofrece un sorprendente retorno a una "dieta ancestral". Descubra en qué consiste y los poderosos beneficios que aporta a la salud.

Dieta Seignalet: cuando un inmunólogo se implica en la nutrición

Jean Seignalet era médico. Especialista en inmunología, fue profesor universitario y médico hospitalario. Ha publicado numerosos trabajos sobre la histocompatibilidad, es decir, la compatibilidad de los tejidos entre individuos (factor importante en los trasplantes) (1).

A raíz de una conferencia sobre instintoterapia (alimentación basada en el instinto) a la que asistió en los años 80 y de un episodio personal de depresión, se interesó mucho por la nutrición.

De hecho, estaba convencido de que la dieta occidental moderna provoca una inflamación de la pared del intestino, provocando una respuesta autoinmune. Es esta respuesta autoinmune la que explicaría el desarrollo de ciertos cánceres, de poliartritis reumatoides, de espondiloartritis anquilosantes, etc.

Todavía existe una gran controversia en torno al carácter científico del planteamiento y las conclusiones de Jean Seignalet. A pesar de ello, en la actualidad casi todos los médicos están de acuerdo en que la alimentación es uno de los puntos clave de una buena salud y es justo decir que Jean Seignalet fue el primero en identificar la importancia fundamental de la microbiota intestinal (sin formularlo así).

Principios de la dieta Seignalet: un enfoque antiinflamatorio e hipotóxico ancestral.

Para remediar esta dieta inflamatoria, Jean Seignalet propone un "enfoque ancestral antiinflamatorio e hipotóxico". (2).

Según él:

  • Los cereales modernos contienen demasiado gluten (de hecho, se han desarrollado mediante selección genética desde principios del siglo XX para optimizar su rendimiento panificable) y, por tanto, deberían prohibirse en favor de los cereales antiguos y los pseudocereales (trigo sarraceno, espelta, avena, quinoa, mijo y cebada) (3).
  • El cuerpo humano no está preparado para la digestión de la leche animal, cualquiera que sea su origen (vaca, cabra, oveja). Por tanto, los productos lácteos (queso, yogur, etc.) deben prohibirse en la dieta.
  • El cuerpo humano no soporta el azúcar refinado, que produce un pico de glucemia y es extremadamente pobre en micronutrientes.
  • Los aceites refinados, hidrogenados y calentados a alta temperatura producen compuestos tóxicos e inflamatorios para el organismo y deben prohibirse.
  • Los alimentos que proceden de la agricultura industrial convencional contienen trazas importantes de pesticidas que son nocivos para el organismo. Por tanto, conviene consumir solo alimentos ecológicos.
  • Los alimentos no deben ser cocidos a temperaturas superiores a 110°C. No sólo para evitar la reacción de Maillard, que genera productos de glicación que favorecen el estrés oxidativo de las células, sino también para no destruir las vitaminas y otros micronutrientes de los alimentos. (4).

En resumen, la dieta Seignalet o hipotóxica es muy similar a lo que ahora llamamos una dieta paleo, que calificó de ancestral. El principio de la dieta Seignalet es acercarse a la dieta natural de la humanidad.

Dieta Seignalet: ¿peligros?

Básicamente, parte de la comunidad científica sólo tiene dos críticas al enfoque de Seignalet:

  • Su dieta y su teoría no están fundadas en estudios científicos sólidos, sino en observaciones empíricas puntuales . Por tanto, todos los aspectos del enfoque deben evaluarse mediante estudios experimentales, en particular aleatorizados.
  • Algunas personas, que rechazan la medicina contemporánea, ven la dieta hipotóxica como un método milagroso que les permitiría no enfermar nunca y tratarse sin medicamentos. El principal peligro, por tanto, es que la gente crea que todo lo que tiene que hacer para protegerse de las enfermedades es cambiar su dieta.

Ahora bien:

  • Nuestra alimentación no es el único factor de enfermedad: nuestro entorno exterior puede ser en sí mismo una fuente de agentes patógenos.
  • Aunque una dieta sana y equilibrada puede ayudar a reforzar nuestro sistema inmunitario, en caso de enfermedad, sobre todo grave, es esencial aprovechar los recursos de la medicina moderna para curarnos.

Pero, en cualquier caso, como tal, la dieta Seignalet no presenta ningún peligro: consiste simplemente en una dieta sana adaptada a nuestro organismo.

Vitaminas y probióticos en el corazón de la dieta Seignalet

El doctor Jean Seignalet recomendaba tomar suplementos de vitaminas, oligoelementos y sales minerales, necesarios en su opinión para compensar un estilo de vida desconectado del estilo de vida para el que está hecho nuestro cuerpo. Se trata esencialmente de concentrarse en:

Muy preocupado por la salud del intestino, Jean Seignalet también fue uno de los primeros médicos en recomendar el consumo de fermentos lácticos (por ejemplo, mediante el consumo de col fermentada, de miso, de pepinillos fermentados...) Y tanto más cuanto que rechazaba el consumo de productos lácteos.

La dieta Seignalet incorpora por tanto lo que hoy en día clasificamos como probióticos, para cuidar la microbiota intestinal (5). Observe que algunas fórmulas probióticas incluyen varias cepas de fermentos lácticos.

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. BUSSON, Marc, RAFFOUX, Colette, BOUTEILLER, Anne Marie, et al.Influence of HLA-A, B, and DR matching on the outcome of kidney transplant survival in preimmunized patients. Transplantation, 1984, vol. 38, no 3, p. 227-229.
  2. SEIGNALET, Jean. L'alimentation ou la troisième médecine. Editions du Rocher, 2012.
  3. BUSTAMANTE, María Ángeles, FERNÁNDEZ-GIL, María Pilar, CHURRUCA, Itziar, et al.Evolution of gluten content in cereal-based gluten-free products: An overview from 1998 to 2016. Nutrients, 2017, vol. 9, no 1, p. 21.
  4. TAMANNA, Nahid, MAHMOOD, Niaz, et al.Food processing and maillard reaction products: effect on human health and nutrition. International journal of food science, 2015, vol. 2015.
  5. PESSIONE, Enrica. Lactic acid bacteria contribution to gut microbiota complexity: lights and shadows. Frontiers in cellular and infection microbiology, 2012, vol. 2, p. 86.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita