0
es
US
WSM
222670512
Su cesta esta vacía
Menú
Adicción al CBD

Cannabidiol y adicción: ¿crea el CBD dependencia o adicción?

El cannabidiol (también conocido como el CBD) ha experimentado un gran auge en los últimos años. ¿Puede ser adictivo este "cannabis legal"?

CBD: el otro principio activo del cannabis

Muy conocido ya por el gran público, el cannabidiol o CBD es el segundo principio activo del cannabis. No obstante, a diferencia del tetrahidrocannabinol (Delta-9-THC, más conocido como THC), el CBD no produce ningún efecto psicotrópico.

Así, durante su reunión de noviembre de 2017, el Comité de Expertos en Farmacodependencia de la OMS concluyó que, "en estado puro, el cannabidiol (CBD) no parece tener potencial de abuso ni ser perjudicial para la salud” (1).

Por el contrario, incluso, y sobre todo desde la difusión en 2013 en Estados Unidos de una historia sobre una niña con una forma rara y grave de epilepsia que supuestamente se curó con CBD, la molécula es objeto de un entusiasmo sin precedentes en todo el mundo para muchos usos.

Usos conocidos del CBD

Hoy en día, por ejemplo, un tratamiento farmacológico a base de CBD está aprobado condicionalmente en EE.UU. y Francia para ayudar a combatir ciertas formas de epilepsia, sobre todo a raíz del tratamiento de la niña del reportaje mencionado anteriormente (2).

De hecho, el espectro de usos del CBD es extremadamente amplio. Para evaluar la diversidad de afecciones para las que el CBD es utilizado por los consumidores, un estudio publicado en JAMA Open Network en 2020 analizó las razones más frecuentemente citadas por quienes se automedican con él (3).

De los más de 300 testimonios recogidos en esta encuesta, más del 63% de los encuestados afirmaron utilizar el CBD para la ansiedad, la depresión o trastornos del espectro autista. Más del 26 % de ellos lo utilizaban para dolores ortopédicos y casi un 15 % para trastornos del sueño.

Sin embargo, no existen estudios sobre grandes paneles que evalúen los efectos del CBD sobre estos diferentes síntomas y patologías en comparación con un placebo. De ahí, en el estado actual de la investigación, una cierta reticencia por parte de las autoridades públicas de muchos países a validar oficialmente los beneficios del CBD, aunque sean reconocidos por muchos consumidores..

Cómo funciona el CBD y el THC

El THC y el CBD son cannabinoides. Como tales, actúan en el organismo principalmente sobre dos receptores del sistema endocannabinoide: CB1 y CB2.

Ahora bien, este sistema endocannabinoide modula diversas funciones fisiológicas (memoria, motivación, energía, movimiento, dolor, emoción…) (4-6).

THC, CBD y adicciones

Desde un punto de vista puramente físico, el cannabis no provoca una dependencia fuerte, a diferencia de las llamadas drogas "duras" (heroína, cocaína, crack, etc.) Por tanto, los efectos de la abstinencia son débiles.

Sin embargo, el cannabis que contiene THC provoca cierta dependencia relacionada con su mecanismo de acción en el circuito de la recompensa . Esto se debe a que el THC se une principalmente a los receptores CB1, presentes en el cerebro y especialmente en las zonas cerebrales implicadas en el circuito de la recompensa.

Por lo tanto, el consumo de THC provoca (como los dulces, las redes sociales, el porno, etc.) una insensibilidad a la dopamina, lo que lleva a los consumidores a aumentar regularmente las dosis con el fin de obtener una "inyección" de dopamina, cada vez más baja, etc. Es un círculo vicioso.

Por el contrario, se cree que el CBD se une principalmente a los receptores CB2 del sistema endocannabinoide, que están presentes en todo el cuerpo, especialmente en las células inmunitarias.

De hecho, se cree que el CBD actúa como un antagonista de los principales agonistas del receptor CB1 anulando al mismo tiempo los efectos agonistas inversos del receptor CB2 (7).

Por lo tanto, sin efecto psicotrópico y sin actuar sobre el circuito de recompensa, le CBD no crea dependencia: no existe adicción al CBD.

Las diferentes formas de CBD

El CBD se puede encontrar en formas diferentes, y todas ellas tienen características y beneficios particulares.

El CBD en cápsulas

Para empezar, el CBD se encuentra en forma de cápsulas. Es un sistema clásico y muy eficaz. Por ejemplo, SuperSmart distribuye un extracto de hoja de cáñamo estandarizado a un 17 % de CBD (CBD 25 mg).

Por otra parte, el CBD también se une muy fácilmente a las grasas, de ahí su uso frecuente en forma de aceite de CBD. Aunque es posible ponerse gotas en la lengua utilizando un frasco, una de las formas más cómodas de controlar la dosis de CBD es, de nuevo, utilizar cápsulas (como CBD Oil 6%, que permite obtener 5 mg de CBD por cápsula). El CBD será entonces asimilado lentamente por el cuerpo, durante la digestión.

El CBD en spray

Para una asimilación más rápida, el CBD en spray bucal parece ser una solución pertinente: el CBD pasa entonces a través de las mucosas de la boca para llegar directamente al torrente sanguíneo (con un producto como CBD Spray, cada pulverización aporta 10 mg de CBD).

El bálsamo de CBD

También apreciado en cosmética, el CBD puede combinarse con aceite de coco y otros aceites esenciales calmantes para formar un bálsamo de masaje agradable y refrescante, por ejemplo, con eucaliptus, árbol de té, menta piperita, etc. (ver CBD Balm 7%). Y esto, controlando también la dosis de CBD.

El CBD en sinergia con la melatonina

Por último, como la melatonina se utiliza para facilitar el adormecimiento en personas que tienen trastornos del sueño, qué podría ser más natural que combinarlos para crear una fórmula sinérgica que explota plenamente el potencial de estas dos moléculas (como en el complemento CBD+Melatonin).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. https://www.who.int/fr/news-room/questions-and-answers/item/cannabidiol-(compound-of-cannabis)
  2. Leas EC, Hendrickson EM, Nobles AL, Todd R, Smith DM, Dredze M, Ayers JW. Self-reported Cannabidiol (CBD) Use for Conditions With Proven Therapies. JAMA Netw Open. 2020 Oct 1;3(10):e2020977. doi: 10.1001/jamanetworkopen.2020.20977. PMID: 33057645; PMCID: PMC7563067.
  3. MECHOULAM, Raphael, PARKER, Linda A., et GALLILY, Ruth. Cannabidiol: an overview of some pharmacological aspects. The Journal of Clinical Pharmacology, 2002, vol. 42, no S1, p. 11S-19S.
  4. Le système endocannabinoïde central, Laurent Venance, Raphael Maldonado and Olivier Manzoni, Med Sci (Paris), 20 1 (2004) 45-53, DOI: https://doi.org/10.1051/medsci/200420145
  5. GUINDON, Josée et HOHMANN, Andrea G. The endocannabinoid system and pain. CNS & Neurological Disorders-Drug Targets (Formerly Current Drug Targets-CNS & Neurological Disorders), 2009, vol. 8, no 6, p. 403-421.
  6. VIVEROS, M. P., MARCO, Eva M., et FILE, Sandra E. Endocannabinoid system and stress and anxiety responses. Pharmacology Biochemistry and Behavior, 2005, vol. 81, no 2, p. 331-342.
  7. MECHOULAM, Raphael, PARKER, Linda A., et GALLILY, Ruth. Cannabidiol: an overview of some pharmacological aspects. The Journal of Clinical Pharmacology, 2002, vol. 42, no S1, p. 11S-19S.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 años de experiencia
Satisfecho(a)
o reembolsado(a)
Envío rápido
Consulta gratuita